martes, 3 de marzo de 2009

Quisiera ser millonario


¿Qué es o pretende ser “Quisiera ser millonario” (“Slumdog Millionaire”)?


Las 4 alternativas son:

A- Una denuncia de la terrible miseria de Bombay

B- “Pornografía de la pobreza”

C- Un filme de Bollywood

D- Una fábula irrealista y optimista


Alternativa A: En sus casi dos horas de proyección vemos a un niño inmerso en un silo; a unos mafiosos mutilando pequeños con métodos que recuerdan las torturas de “Miguel Strogoff, el correo del zar”; un linchamiento de islámicos y una mujer quemada viva; la instrucción en métodos de mendicidad con niños al brazo, en el estilo de “Mendigar o morir”. Y más… Pero al mismo tiempo nos damos cuenta que esos episodios son evocación de la biografía del protagonista, Jamal, que toma su pasado como materia prima para elaborar sus respuestas en el “quiz show” televisivo que lo sacará de la miseria en que creció.El artificio del guión queda expuesto: cada pregunta da origen a un episodio biográfico y Jamal responde sobre lo que vivió.


Estaba escrito que ganaría, postula la película. Sí, estaba escrito, pero no en el destino sino en un disco duro repleto de fórmulas dramáticas para películas que no tienen pierde. Que los malos sean perversos torturadores como en “Expreso de medianoche”; que la miseria luzca con el look fotogénico de “Ciudad de Dios”; que los “buenos” –sobre todo el protagonista- sean tan inmaculados y transparentes como “Forrest Gump”; que el final desemboque en una coreografía bollywoodense de redención colectiva. Demasiadas fórmulas al uso, demasiado esquematismo, demasiadas piruetas para pretender realismo y, menos, denuncia social.


Alternativa B: Respuesta incorrecta. La pornografía requiere una mirada fija, quieta, atenta, focalizada. Tan precisa como la mirada quirúrgica. El registro fílmico de la pornografía puede ser desaliñado y pobretón pero supone concentración en lo que muestra. “Quisiera ser millonario” nunca sostiene la mirada. Las imágenes se suceden como en un parpadeo de coquetería constante.

Más que “pornografía de la miseria”, “Quisiera ser millonario” es un extenso vídeoclip sobre la calamidad de ser pobre y el milagro de dejar de serlo por la astucia de un guionista avezado y un realizador de técnica impecable que filma, con ritmo espasmódico, encuadres breves, planos nerviosos, reencuadre constantes y ángulos cenitales que ofrecen el punto de vista del pájaro que vuela sobre Bombay. Un pájaro turista que picotea sobre ese gran botadero urbano donde sólo hay masas que se mueven para mendigar dinero o el autógrafo de una estrella de Bollywood. Pero donde también está el diamante escondido que es Jamal, tan cándido y romántico, tan irreal y puro, tan predestinado a la beatitud y al éxito que sólo encuentra parangón en el personaje de Peter Sellers en “Desde el jardín”, que llega a la Casa Blanca a fuerza de proclamar lugares comunes. Nadie prevalece contra él, ni los gangsters de opereta, ni los policías corruptos, ni los tramposos de la televisión. Más que pornografía, es la obscenidad del triunfalismo populista.


Alternativa C: Los filmes de Bollywood (el Hollywood de Bombay, como se designa a la industria fílmica de esa ciudad) son apuestas por la emoción pura, sea cual fuere el género que aborden. En el melodrama son contundentes; en la aventura, intensos; en el espectáculo, suntuosos; en el miserabilismo, gráficos. La fotogenia de la tortura, la pirotecnia de la pobreza, la explotación filmada con focales largas y desenfoques de “Quisiera ser...” son parte de una pirotecnia audiovisual que amortigua cualquier poder revulsivo. Todo está filmado aquí con la estética, mejor, con la cosmética del consuelo y la conformidad.

Alternativa D: Tal vez sea la respuesta correcta. “Quisiera ser millonario” es una fábula de impúdico optimismo hecha por un publicista que estira una situación previsible, se llena de coartadas "sociales" y conduce a personajes inconsistentes (como la inefable Latika) impulsado por una innegable y anfetamínica energía.

Ricardo Bedoya

7 comentarios:

Hernán dijo...

Excelente, una de las mejores reseñas que leí acerca de esta película. Resume y hace explícitas cada una de las etiquetas, muchas veces estupidísimas, que se le fueron poniendo a la película durante los últimos meses (tu apreciación sobre la mirada focalizada y quirúrgica de la pornografía para refutar esta calificación dentro del código de Slumdog... es muy acertada).

Yo también creo que la película pisa terreno en la opción D, dando algún que otro salto en tierras de C. También, es verdad, creo que la película es bastante mediocre y nunca tendría que haber merecido todo el revuelo que generó. Demasiado ruido...

¡Saludos!

santiago dijo...

qué buen post. no sé si te pasó pero luego de terminada la proyección de la peli sentí una intrascendencia enorme. siento que satisface fácilmente y deja todo muy dicho. sin duda alguna no es ni la sombra de lo mejor de danny b.
saludos desde montevideo.

cuando viene el post sobre milk?

Anónimo dijo...

Funciona igual hasta para MAdeinusa!! copy/paste para La teta...

ralch dijo...

Puedo entender la crítica que aquí se hace y, hasta cierto punto, hacer eco de ella. Sin embargo, entiendo que hay algo de arbitrariedad en exigirle al filme ser algo que no es y, más aún, contra lo que es.

Que el personaje central es un bastión de perfección moral no es una apreciación justa, me parece; su virtud es la verdad, y ello corresponde al simbolismo del carácter indio que se quiere realzar a propósito, cosa que queda evidenciada en una de las preguntas que le hacen al chico: "¿qué lema hay debajo de los 3 leones en el escudo indio?". La respuesta: sólo la verdad triunfa. Que el chico sea además encantador es una falla que, si vamos a ver, tienen todas las películas de Hollywood y otros sitios donde el protagonista es "el muchacho".

Que la película presente una técnica impecable, un ritmo vertiginoso y una cinematografía prístina no me parece que sea buscar la fotogenia de la pobreza... a menos que nuestra premisa sea que todos los tratados sobre la pobreza deben regodearse en la miseria y el carácter autocompasivo de sus arquetipos habituales. Me parece, en vez, que se trata de una oda al carácter y la "fuerza de vida" de sus personajes, sobre todo de Jamal. Ello es un concepto que las mentes cínicas (y aquí no hago acusación alguna, por si acaso; es sólo una observación) no tolerarán, pero es una propuesta válida y presentada para ser tomada o rechazada. Estos personajes vienen de esa pobreza; es lo que conocen y es donde vivirán sus alegrías y tristezas por igual. Que yo sepa, cuando un pobre ríe por un buen chiste, su casita de mi**da no se transforma por arte de magia en mansión. Sigue siendo la casuchita, esté alegre el individuo o no. La película es justa en ser denuncia y un cuento a la vez. Además, hay secuencias donde la miseria y el sufrimiento reciben una atención bastante enfocada.

En cuanto a los personajes, mi queja tiene que ver más con las actuaciones que con la escritura. El hermano y la chica adultos no están bien interpretados, pero están escritos para ser semiarquetipos, no objetos de estudio psicológico minucioso.

La fórmula de las preguntas como detonantes de las secuencias es algo difícil de aceptar por lo artificioso del recurso, concedo, pero ello no debe inducir a mal juzgar los otros elementos.

Gustavo dijo...

Y cual es el problema con que se muestre una historia sobre un chico que triunfa solo por pura suerte???.
Me gustó la película, es un deleite emocional y audiovisual, está bien hecha, creo que cumple uno de las misiones básicas del cine: hacer soñar, sí señores, aunque suene simplista, el cine como fábrica de sueños. No todo tiene que ser hiperrealista o hiperfantastico, como ocurre a menudo. No es una obra maestra, pero es agradable que haya películas que como las de antes, te permitan recuperar la inocencia y creertelo todo.

Anónimo dijo...

ALTERNATIVA F: La gente, con los años, se torna un poco amargada y deja de gustarle las fabulas.

drymartini dijo...

'Big Fish'es una fábula.
'Qué bello es vivir' es una fábula.
'Amelie' es una fábula.
'La Ciudad de los niños perdidos' es una fábula.
Incluso 'Los Goonies' es una fábula.
Pero 'Slumdog Millionaire' es una mentira y de las grandes.
Llevo enojado desde que la vi. Película falsa, maniquea y llena de tópicos mal contados.

PD: Un videoclip es una cosa, una película otra muy distinta.