viernes, 17 de agosto de 2007

Maldonado-León Frías: un round más


Bien por las polémicas interesantes en un medio en que casi todas las discusiones terminan en agravios y alusiones personales. Por eso, aquí están Maldonado y León Frías otra vez, sobre Antonioni y otras perlas.

I- Maldonado responde el post anterior de León Frías

“León:
1) WIKIPEDIA: "Ameba o amiba es un protista unicelular del género Amoeba que se caracteriza por su forma cambiante, puesto que carece de pared celular, y por su movimiento ameboide a base de pseudópodos, que también usa para capturar alimentos. Las especies de este género viven libres en agua o tierra, mientras que otros géneros relacionados parasitan el intestino del hombre o de los animales".

No quise decir ni escribir AMEBA, quise decir y escribir AMIBA, que es lo mismo; la pretendida lección estuvo de más.


2) Podría decir sin empacho que Antonioni es mejor cineasta que cualquiera de los que hoy se encuentran en actividad (te cito textualmente: "asunto de valoración estética, de gusto, de preferencia"). Pero eso no debido a su propia grandeza, sino al estado más bien endeble, errático, del cine de hoy. Insisto en pensar que él no tiene la talla de varios de los creadores de su época, quienes conmocionaron la forma de hacer y apreciar el cine. Creo -valoración personal, sí- que Antonioni más que un creador total -Bresson, Rossellini, Bergman, incluso Visconti- fue un individuo que aprovechó la coyuntura y que radicalizó racionalmente una propuesta apenas insinuada en sus películas anteriores, con La aventura, con el propósito expreso de dejar patidifusos a propios y extraños, y tomar un lugar preferencial que en ese momento no le correspondía. Pero el tipo tenía talento, sin duda, y posteriormente fue decantando poco a poco su obra, limando todo lo gratuito, y llegó a realizar dos o tres grandes películas.

Sí, me puedes decir: todos los demás también fueron desprendiéndose de esto y aquello para llegar a... Disculpa, los primeros Bergman, Bresson, Visconti e incluso la única obra fascista de Rossellini que conozco, son ya películas de Bergman, Bresson, Visconti, Rossellini... Crónica de un amor o La dama sin camelias me parecen, en cambio, películas sin demasiada identidad, "pre-Antonionis".


3) Si piensas que Persona o El silencio son mejores que El desierto rojo (el que calla otorga, parece que la estás reconociendo también como su mejor película); si piensas también, como podría inferirse por tu falta de comentarios en sentido contrario, que la obra de Bergman es más sólida, viva, que la de Antonioni, como lo planteo yo sin empacho, ¿por qué no señalar en el obituario algo así como "han muerto un enorme y un grande, no dos cineastas de la misma estirpe o enterrables en el mismo Parnaso"? Que fueran contemporáneos, que hicieran películas, que murieran el mismo día, no los hace siameses.


4) Luz silenciosa o Santiago son obras de peso (aunque tampoco obras maestras, categoría a la que casi las han alzado en este blog); además en México y Brasil, aun con mil problemas, hay de alguna forma condiciones favorables para que cada cierto tiempo salga una o dos obras de nivel. Por ese motivo me refiero, sí, a Hamaca paraguaya y Qué tan lejos: son películas medianas, pero ARRIESGADAS, PERSONALES. ¿Paraguay, Ecuador? Que nos goleen en fútbol, eso es normal, pero que puedan presentar películas decorosas a diferencia del país anfitrión, que tiene lo que ellos no, algo de historia cinematográfica (por más pobre que sea)... Insisto, qué vergüenza.

5) Y, para terminar (definitivamente, ya, se libraron de mí: los contreras son personas non gratas aquí): ¿por qué ningún comentario a propósito de toda la última parte de lo que escribí y que respondes, si precisamente enfatizo que eso es lo importante, lo sustancial? ¿Por qué seguir eludiendo exponer tu opinión, y la de Bedoya, a propósito de las películas nacionales? No me queda duda de que el panorama del cine que se hace en este país es paupérrimo, que ya tocó fondo, y no sé si en mucho, pero sin duda en una buena proporción, la pusilanimidad de la crítica nacional tiene muchísimo que ver.

Sería bueno que en este blog se iniciara, y con urgencia, un debate sobre lo que se está haciendo en el cine de aquí; sobre la relevancia de un festival que este año más que por dos obras excelentes y por otras 3 o 4 decorosas, o por el horroroso nivel de las películas nacionales, será memorable por un debate inacabable y estéril sobre un afiche (¿si se hubieran añadido en él las imágenes de la "China" Zorrilla y "El Negro" González Iñarritu se hubiera aplacado la buena conciencia tipo publicidad de Benetton?). Habría que discutir sobre cosas concretas como: ¿cuántas posibilidades reales de coproducción y distribución en otros países de la región ha abierto este festival?, ¿cuántas óperas primas de bajo presupuesto se hubieran podido financiar con el dinero desperdiciado en un mamotreto como Una sombra al frente?

Pero es sin duda más entretenido y cinéfilo seguir haciendo listas sobre el cine de Estados Unidos y tal vez revirar que Crónica de un amor ya era un Antonioni consumado; también más fácil, aséptico en el actual contexto.

Gracias por el espacio que me han otorgado para mis guarradas. Lo mejor para todos.”


Eduardo Maldonado


II- León Frías responde

“1) En efecto, amiba es un sinónimo de ameba, pero no es la forma usual de designar al protozoo en cuestión.

No recordaba haberlo escuchado ni leído de esa manera nunca en mi vida y hay que recurrir al diccionario para ello. Pero, bueno, vaya y pase.

2) No podría ser tan categórico en decir que Antonioni es mejor que cualquiera de los cineastas de hoy ni afirmaría tampoco categóricamente el estado endeble y errático del cine de hoy. Creo que hay obras que en los últimos 15 o 20 se han afirmado y que le otorgan al cine contemporáneo una diversidad muy sugestiva. En Europa los nombres son numerosos: los hermanos Dardenne en Bélgica, Aki Kaurismaki en Finlandia, Manoel de Oliveira (el decano del cine universal) y Pedro Costa en Portugal, Arnaud Desplechin en Francia, Bella Tarr en Hungría, Alexander Sokurov en Rusia, José Luis Guerin en España, Nanni Moretti en Italia, los a veces irregulares Lars von Trier en Dinamarca, Theo Angelopoulos en Grecia, Emir Kusturica en Bosnia, Ken Loach y Mike Leigh en Inglaterra, entre otros. Del extremo y del medio oriente provienen varios más (Tsai Ming-Liang, Hou Hsiao-Hsien, Kim Ki-Duk. Wong Kar-Wai, Achitapong Weerasethakul, Abbas Kiarostami, etc.) y otros del Africa. Sin contar varios, para no abrumar con nombres, que se sitúan en un terreno más experimental. Creo que el cine vive, especialmente en Europa y Asia, una etapa de afirmaciones y búsquedas como no las hubo en los años 70 y 80, no con la misma variedad de estilos y caminos.

3) Voy a redactar un texto en el que expondré las razones por las que creo que Antonioni fue un cineasta de avanzada, que puede preferirse o no a otros, pero que desarrolló una propuesta personal no "para tomar un lugar preferencial que en ese momento no tenía", como dice Maldonado, juicio que contribuye a reforzar la imagen de un cineasta pretencioso e incluso de un ser humano que se creí superior a otros. Ni es la imagen que se desprende de los textos que escribió (allí está el libro traducido por Paidós, "Para mí hacer una película es vivir", por ejemplo) ni es la que yo tuve del Antonioni en persona que conocí, en absoluto coincidente con esa idea megalómana que la comunicación de Maldonado trasmite. Pero, repito, voy a redactar ese texto con la amplitud que se requiere.

Lo que sí quiero decir aquí es que me parece mezquino cuestionar un texto que hace referencia a la "muerte compartida", haciendo notar que allí no se establecen las diferencias de talla creadora entre uno u otro o que Antonioni se murió el mismo día para "joderle la fiesta mortuoria a Bergman". Ese breve texto era muy claro en decir que hablaba de los paradigmas de la modernidad a comienzos de los 60 que sí viví de forma muy consciente y cinéfila, aunque no es indispensable haber vivido en esa época para estar bien informado.. En ese entonces era común aquí y allá que se hablara de "las películas de Bergman y Antonioni" como epítome del cine de autor europeo. Eso es lo que yo decía en esa nota. Lo reafirmo y probablemente hubiera hecho una cosa parecida si se hubieran muerto el mismo día Francois Truffaut y Claude Autant-Lara, no para decir que el segundo era un representante de la nouvelle vague, sino para destacar en este caso la coincidencia entre la partida de un cineasta "moderno" y la de un "clásico", pese a que fueran contrapuestos en muchos aspectos que no vienen ahora al caso. Lo mío no era el obituario, no hacía mención a su respectiva obra o vida, era una anotación de la coincidencia fúnebre y los antecedentes que los vinculaban.

4) El cine peruano y latinoamericano. También precisan un espacio mayor. Yo no puedo hablar a nombre de Ricardo Bedoya quien nunca le he quitado el cuerpo a ninguna película peruana, ni siquiera las que se hacen en condiciones muy precarias al interior del país. No vi durante el festival ni Una sombra al frente ni Condominio, porque preferí ver las extranjeras que están de paso. Las peruanas las veo en su estreno y a ese respecto sí creo que es preferible que las películas peruanas se exhiban en público y luego se comenten. Los críticos hemos sido acusados repetidas veces de atentar contra la carrera comercial de las películas locales (incluso se le abrió un juicio en México al crítico Jorge Ayala Blanco con ese argumento por cierto falaz) y por ese motivo, y no por ningún otro de carácter subalterno, elijo escribir sobre ellas después de su estreno. Y cuando lo hago asumo mi responsabilidad. Mi comentario a Mariposa negra, por ejemplo, fue desfavorable, pero no puedo adelantar opinión sobre las películas que tan categóricamente descalifica Maldonado. Que es necesario evaluar todo el tiempo el estado del cine peruano y latinoamericano, claro que sí. Que se le puede sugerir al Festival el tratamiento de temas y problemas que afectan al cine local y al cine de la región, también. Es muy fácil, por cierto, el rol del fiscal acusador que asume Maldonado. Es más difícil asumir el juicio analítico que le corresponde a una crítica que quiere ser responsable, lo que no significa quitarle el cuerpo al cine peruano, cosa que no he hecho nunca.

Quedan pendientes, entonces, varios temas para tratar y espero hacerlo en parte en este blog en el que mis colaboraciones han sido más bien eventuales."

Isaac León Frías

2 comentarios:

fernando dijo...

pero si uds. siempre han dicho, bedoya y cia, que los criticos no tienen ninguna influencia en la cantidad de espectadores que meta una pelicula -peruana para el caso-.
eso de 'primero que la vea la gente, luego opino' suena a arrugar, aun mas siendo de conocimiento publico (en el circulo que uds frecuentan) los comentarios devastadores sobre Condominio y Una sombra al frente, peliculas impresentables y sin ningun vuelo comercial (como seria el caso de La Gran Sangre, cinta a la que las malas criticas no le hicieron cosquillas).

Hace poco publicaron el comentario del critico mexicano quien en pocas palabras comento 'sin piedad' sobre estas dos peliculas peruanas. deben seguir su ejemplo y no solo citar opiniones de terceros o hacerla larga con la propia.

schatz67 dijo...

No entiendo el afán del autor del comentario anterior por querer ver sangre en la arena.Tal vez quisiera aunar a su evidente animadversión hacia las dos películas locales mencionadas alguna opinión de los srs.Bedoya o León Frias.

Pero creo que en este blog no va a encontrar epítetos,adjetivos o dardos baratos.Una opinión imparcial y serena no parece ser lo que esta buscando en todo caso.

Estos fiscales sin judicatura son algo peculiares no?

Saludos

Jorge