martes, 14 de agosto de 2007

Fipresci y Ayala Blanco: razones de un rechazo


La Federación Internacional de la Prensa Cinematográfica (Fipresci) agrupa a periodistas cinematográficos de todo el mundo. Suele otorgar premios en muchos festivales de cine, designando como jurados a los miembros de las representaciones nacionales afiliadas a esa institución. El actual Director General de Fipresci es el alemán Klaus Eder, que formó parte del jurado oficial del reciente Festival de Lima. En el Perú se acaba de constituir la Asociación de la Prensa Cinematográfica (APRECI), que está tramitando su afiliación a Fipresci.

En el post de la crónica de Jorge Ayala Blanco (en la foto) sobre el Festival de Lima (http://paginasdeldiariodesatan.blogspot.com/2007/08/xi-festival-de-cine-de-lima-lo-mejor.html), él menciona que formó parte del jurado de la crítica en estos términos: “Aquí venimos a dar como póstumos jurados de la crítica internacional independiente, antes de que la mafia de la asociación FIPRESCI estandarice este sector”.
Le pedimos a Jorge Ayala Blanco que nos explicara, en forma breve, los motivos de su rechazo a Fipresci y las causas de su no afiliación. Jorge nos respondió estas líneas:

“Hola Ricardo

Varias razones de mi rechazo a Fipresci

-Mantiene relaciones oficiales de estado a estado con las cinematografías oficiales de cada país

-Sólo admite recomendados por los críticos más nefastos, mediocres y estériles -pero buenos politicastros- que ya forman parte de la misma agrupación

-Sus criterios de funcionamiento son jerárquicos y caciquiles
-Se colocan en todos los festivales como una agencia de viajes y de relaciones públicas
-Crean complicidades y exigencias que limitan la libertad de juicio de sus agremiados (o estás de acuerdo con el mandamás o sólo te mandan a festivales insignificantes, como un escalafón de méritocracia)

Y muchas más
Un abrazo”

Jorge Ayala Blanco

1 comentario:

Llon Campos-Gómez dijo...

Ayala Blanco nos está echando 'tierrita' y dándonos el pésame. Alega que peligra nuestra democrática libertad de expresión por ser parte de esa organización. Está llorando sobre la leche derramada. Lo que sucede es que nuestro medios difusores de critica cinematografica no estaban muy enlazados, es mas, estaban aislados. Klaus Elder vino como colonizador y llevarnos de la mano para hacer 'lo correcto'. Aprovecho esa coyuntura para plantearse, y no era muy descabellado desaprovechar esa oportunidad de 'orden' en nuestro medio, ya que era necesario; pero ¿bajo esos dictamenes de la FIPRESCI? Las consecuencias de las que habla Ayala Blanco están por verse en un futuro no muy lejano. Ese tiempo le dará o no la razón.