jueves, 17 de abril de 2008

BAFICI 2008: Dos películas sobre Joy Division


Dentro del apartado Panorama Música pudimos ver dos películas (un documental y una ficción) sobre unos de los grupos más influyentes de la escena británica de finales de los setenta: Joy Division.

El documental Joy Division (2007) de Grant Gee recoge material inédito (audios y tomas de algunos conciertos), entrevistas a los ex integrantes, a los productores, diseñadores, y amigos cercanos del grupo, para dar cuenta de los orígenes de Joy Division en un Manchester industrial en los años sesenta (complejos habitacionales obreros, fábricas, crisis laborales) y para colocar más piezas sobre la figura mítica de Ian Curtis, suicida en 1980.

Resultaría un trabajo convencional de Gee, quien ha dirigido otros documentales sobre Radiohead, Oasis, John Cale y Gorillaz, sino fuera por ese halo de sentimiento de culpa por la muerte de Curtis en todo el metraje. Desde mostrar a Manchester como una ciudad deprimente (por ahí uno del grupo dijo que en su infancia no vio nunca un árbol cerca de su casa) hasta lograr que los hoy New Order lamenten haber ignorado el pesar que vivía Curtis y ante el cual no hicieron nada.

Por su parte, Control (2007) de Anton Corbijn, quien también aparece en el documental de Gee, nos acerca a la intimidad de Ian Curtis, quien aparece tal y como se lo ha mitificado: como un iluminado, un maldito, un epiléptico suicida con voz de barítono que leía a Wordsworth y que adoraba a Iggi Pop y a Bowie, que se casó adolescente, que compuso canciones memorables y que las interpretaba como si estuviera en trance. Control retoma todos estos puntos para conformar la figura de Curtis: todo sucede tal y como lo sabemos, tal y como lo hemos leído o escuchado alguna vez, aunque Corbijn le quita a la depresión o bipolaridad de Curtis cualquier dramatismo que lo exagere.

Filmada en blanco y negro (recordemos que Corbijn es un reputado fotógrafo, y director de videoclips famosos de Depeche Mode, por ejemplo), Control es fiel a la biografía escrita por la viuda de Curtis, y por ello está llena de citas, recuperando casi de manera documental toda una época: desde el programa de Tony Wilson, las facciones de los otros Joy, los conciertos del grupo, hasta alguna memorabilia emotiva de la Factory.

Ver al actor Sam Riley es casi un ritual mortuorio, ya que su personificación en las performances de los conciertos es casi idéntica, aunque desempeñando este rol fuera de ellos, casi desdramatizado, deja mucho que desear.

Control es casi un filme para fanáticos (por la recreación, por el luto de la hora y media del metraje, por las canciones emblemáticas de la banda, por darle otra versión menos farandulera de las dudas existenciales de Curtis), pero desfallece si poco se conoce del grupo (tal como sucedía como 24 hour party people de Winterbotton).

Mónica Delgado

13 comentarios:

luis dijo...

Creo que has visto otro Control, pues todo lo que encuentras en la película es justamente lo que no hay allí. A mí me parece que Control es una película farandulera, que hace ver a Curtis como un gilerito que poco tiene que decir. Es una película superficial. No hay ni por asomo un clima que justifique (realmente) como así Ian Curtis pudo escribir canciones tan duras. Me parece que la película termina siendo una telenovela, melodramática. Es cierto que está inspirada en la novela de la viuda de Curtis (eso aseguraría cierta rigurosidad) y es cierto que Corbijn estuvo cerca al grupo y conoce bien esa época. Pero eso no es suficiente para asegurar una buena película. Corbijn es un buen fotógrafo y buen director de videoclips pero su debut como director de largometrajes, personalmente, me parece lamentable. O es que realmente a desmitificado a Ian Curtis y resulta que ese geniecillo atormentado era en realidad un tipo sin mayor interés.
No he visto ese documental, espero pronto llegue por aquí.

Anónimo dijo...

realmente una película muy agradable, muy buen ritmo, direccion de actores,un placer verla.

Anónimo dijo...

Control no es un filme para fanáticos de Joy Division: el triángulo sentimental entre Curtis y sus dos mujeres tiene el tratamiento de una telenovela.

Además, la etapa más crítica en la vida de Ian Curtis se dio durante la creación de "Closer", el último álbum que llegó a grabar. Pocas veces puede justificarse tanto una lectura que relacione vida y obra como en este caso, porque fue a través de su obra maestra que Curtis anicipó la oscuridad interior que lo conduciría hacia la muerte.

Este período, esencial para una película sobre Curtis, es olímpicamente ignorado por Corbijn, quien ni siquiera se digna en mencionar la existencia de "Closer". Me imagino que, primerizos tanto actor como director, fueron conscientes de no estar a la altura para la recreación de aquellos momentos críticos.

Control no gustó a los ex-integrantes de la banda, quienes prefieren el documental de Gee.

Anónimo dijo...

no aparece como "un iluminado, un maldito, un epiléptico suicida con voz de barítono que leía a Wordsworth y que adoraba a Iggi Pop y a Bowie, que se casó adolescente, que compuso canciones memorables y que las interpretaba como si estuviera en trance".

esa es la leyenda de curtis que la pelicula mata por completo, y que lo muestra como cualquier aburrido hijo de vecino por querer mostrarse "fiel a los hechos".

Anónimo dijo...

curtis parece un emo, qué bajón

Novotny dijo...

Opino igual que todos los de arriba. El primer segmento de 24 Hour Party People dice más de Joy Division que todo Control. Esta última película no me parece tanto una telenovela como sí el típico bio pic de "artista torturado por sus grandes dosis de sensibilidad". El filme cae en obviedades tan gruesas como poner "Love will tear us apart" en las escenas de crisis del matrimonio.
Saludos!

Anónimo dijo...

el anónimo ecribío "buen ritmo, dirección de actores", y eso es justo, el transfondo, Luis, es otra cosa....

luis dijo...

"el anónimo ecribío "buen ritmo, dirección de actores", y eso es justo, el transfondo, Luis, es otra cosa...."

Es cierto, buen ritmo, buena dirección de actores, buena fotografía. Lástima que el personaje de Curtis sea tan inverosímil. Pudo ser una gran película. En fin.
No entiendo lo del "transfondo". Personalmente pienso que si se trata de una película que busca retratar un momento de la historia, creo que sus méritos tambien se juzgan en que también logrado está eso.

Anónimo dijo...

Bueno, q los ingleses escriban (Y filmen) sobre ingleses es algo que nos sitúa en mero espectadores, nadie de nsotros (petruanso de los 80s) podremos saber jamás como fué Curtis, ni Morrison, ni Richard Hell, otra cosa es que nos tiren al suelo los estereotipos que nos comimos como cojudos.

luis dijo...

pues en mi comment dije eso:

"O es que realmente a desmitificado a Ian Curtis y resulta que ese geniecillo atormentado era en realidad un tipo sin mayor interés".

Esta discusión puede ser muy estéril, pero bueno, sólo quiero acotar algo. No sé como ese Curtis de la película puede haber formado (en la película) una banda tan genial como Joy Division, es como si eso resultara algo secundario en la vida del personaje, lo que se presenta es básicamente su vida sentimental pero nada se sabe de cómo llega a ser Ian Curtis, no él de la vida real sino el que aparece allí cantando en una banda llamada Joy Division. Al final, la película te obliga a recurrir a lo poco o nada que sepas de Curtis para completarla. Es mi opinión. Por eso no me gustó.

fans_de_styy_she dijo...

a mi parecer la pelicula de de control es una buena pelicula que si bien no se asmeja a la cruda vida de curtis noscuenta los problemas que llevandonos mas a alla a su lado gris k a su famosa carrera como vocalista de joy division.

buena pelicula para los k kieren conoser acerca de joy division.

para los fans y me refiero como a verdaderos fans es una pelicula media precisamente basada en el libro autobiografico de la esposa de ian "Touching from a Distance"

bueno yo le doy una calificacion de 8.5 por los buenos efectos blanco y negro.

Anónimo dijo...

Yo creo que la pelicula, muestra una parte de la historia al estar basado en el libro de su esposa, y ciertamente sera un poco su perspectiva de las cosas. Por otro lado, creo que nunca nadie va a poder saber que pensaba ni que sentia exactamente como para poder hacer una pelicula sobre como llego Ian Curtis a ser el oscuro personaje que hoy conocemos y admiramos, como alguien decia por ahi. No se, creo que todo suma y este film nos muestra una pequeña parte, o nos cuenta una de las voces de la historia y creo que esto implica conocer el proceso desde donde el era un adolescente ''normal'' hasta ser un joven que, a raiz de una enfermedad y otros factores mas exitenciales y sentimentales, comienza a perder el control de si mismo. Para mi la pelicula fue conocer ese proceso.

Anónimo dijo...

me hace gracia los comentarios de esta pelicula como si los fans de Ian curtis conocieran como era él.. no tengo ni idea si era o no como dice la peli o el libro, si se tiene una cierta edad para haber vivido joy division pues entonces si tendria validez las opiniones sobre su persona pero sino todo son especulaciones sobre como era Curtis. como musico muy grande pero como persona no tengo ni idea.