lunes, 5 de marzo de 2007

La Academia y el pecado de ser mexicano

Inquieta lo ocurrido con Guillermo del Toro en la última edición del Oscar. El laberinto del fauno había sido considerada por la Sociedad Nacional de Críticos de Cine de los Estados Unidos (NSFC) la mejor película del año y consiguió elogios de manera unánime alrededor del mundo. Sin embargo, los tres premios de la Academia obtenidos por la cinta (maquillaje, fotografía y dirección de arte) no dieron lugar a que El laberinto del fauno se alzara con los premios más importantes por los que competía: mejor cinta extranjera y mejor guión.

El premio a mejor película extranjera no se le ha negado en las últimas ediciones a españoles o italianos (para hablar de cinematografías latinas), pero sí a un mexicano como Del Toro, que ha hecho una de las más notables películas del género fantástico de los últimos años. Todo hace indicar que los mexicanos sólo pueden ser vistos por la Academia como técnicos, casi como simples obreros; y no como auténticos artistas.

Incluso sorprende el reconocimiento de Los infiltrados en detrimento de la impostada Babel, esa suerte de secuela de la infame Alto impacto (Crash) de Paul Haggis. La cinta de Alejandro González Iñárritu posee una serie de valores de forma y de fondo mucho más afines con los gustos de la Academia (su visión edificante del mundo, la condescendencia con el retrato de los norteamericanos, una suma de escenas forzadamente dramáticas, etc.); a diferencia de la cinta de Martin Scorsese, que retrata con estilizada dureza esas morales ambiguas que atraviesan los ámbitos del poder en los Estados Unidos. Tal vez, la premiación tardía al director de Taxi Driver y El toro salvaje (descaradamente obviado durante años en las premiaciones a mejor director) fue, en el fondo, el pretexto para no premiar a Alejandro González Iñárritu. Y no porque el mexicano haya hecho un buen o mal trabajo con Babel, sino porque su nacionalidad parece ser un defecto determinante ante los ojos de la Academia.

José Carlos Cabrejo

18 comentarios:

Anónimo dijo...

nO te pases oye estas diciendo que no les dan el oscar porque no los dejan pasar el muro de Bush

Anónimo dijo...

Que nominen para el premio a mexicanos o colombianos como fue con la chica de María llena eres de gracia es un fenómeno de este tiempo, como cuando designaban a los negros con Poitier. Los actores de diferente sculturas le dan color a la ceremonia

Bz dijo...

creo que más allá de los conflictos de nacionalidades, es verdad decir que Los Infiltrados no era la mejor película, pero creo que los de la academia se la debían a Scorsese, sólo eso, y ya ese gran director no está tan vivaz como antes, es mejor quedar bien con todos sus seguidores y la industria, cosa que siempre quiere la academia, antes de que quede marcada la injusticia de no reconocer a un gran director como Scorsese, tarde pero llegó. Sin duda Babel no merecia el oscar más alla de las nacionalidad, pero sí con El Laberinto del Fauno quedó claro que aún para los de USA le es dificil reconocer el verdadero talento más allá de los detalles técnicos...ellos y su "yo primero" "yo mejor"...en fin, pero no cabe duda que este año nos deja muy buenas película que nos llevaran a buenas discusiones

Anónimo dijo...

Al menos Iñárritu no ha vendido el alma al diablo de Hollywood ya que hace el mismo tipo de película desde Amores perros. ¿Por qué se critica eso como un defecto si en otros es una virtud? Babel es una película que tiene mucho poder y esmuy clara en su posición. Los infiltrados es un policialque entretiene pero que ahínomás queda.
(C jordán)

Anónimo dijo...

Disculpe, pero usted a visto La Vida de Otros de Alemania?, ganadora a mejor pelicula extrangera, si no es asi como diablos puede decir que la academia no le dio el oscar al Laberinto del Fauno solo porque era mexicana, creo que esta muy equivocado, personalmente considero al Laberinto del Fauno una pelicula muy sobrevalorada, y la vida de otros que yo si la vi, si que es una buena pelicula, al menos para mi fue superior al Laberinto del Fauno, puede que se trate de gustos -el genero fantastico no es mi favorito-, pero de ahi a decir que a una pelicula no se le dio el oscar solo por su nacionalidad, ah eso es otra cosa, pueda que esto pase, pero en este caso no lo creo.
Solo para terminar creo que deberia ver la pelicula proveniente de Alemania y sacar sus propias conclusiones antes de andar diciendo por ahi que... bueno lo que ya sabemos.

Páginas del diario de Satán dijo...

Hola. No he visto la película alemana, razón por la cual no puedo afirmar si es mejor o no que "El laberinto del fauno" (más allá que estemos hablando de cintas de géneros muy distintos). Pero en ningún momento he señalado que la cinta de Del Toro sea mejor que su competencia; sino otra cosa muy distinta: una falta de consecuencia con los premios entregados por la Academia. "El laberinto del fauno" tuvo un reconocimiento casi unánime a lo largo de los Estados Unidos (en diversas premiaciones: de la Boston Society of Film Critics Awards,Central Ohio Film Critics Association y Florida Film Critics Circle Awards, entre reconocimientos de otras asociaciones, como mejor película extranjera; y de la National Society of Film Critics Awards como mejor película del año). Asimismo, consiguió en el Oscar otras nominaciones aparte de la de "mejor película extranjera" (incluyendo una tan trascendental como "mejor guión"), lo cual no es común para una cinta hecha fuera de ese país y dio lugar en otro año a premiaciones definitivas para películas, creo yo, de calidad ciertamente inferior, como "La vida es Bella" de Roberto Benigni.

Por ello, lo coherente con la noche era darle el premio a "El laberinto del fauno" como "mejor película extranjera". ¿Por qué hay sospechas de una actitud negativa contra los mexicanos? Porque adicionalmente a lo ocurrido con Guillermo del Toro no se reconoció a una cinta que tenía, tal como lo he destacado, valores de forma y fondo más acordes con los gustos de la academia: "Babel" de Alejandro González Iñárritu.

"Los infiltrados" me parece una película mucho mejor que "Babel". Esta última me parece una cinta fallida; pero llama la atención que el Oscar rompa con sus típicas maneras de valoración cinematográfica justo cuando entra a tallar el trabajo central de un mexicano. ¿Por qué actuaron así con los premios a "Mejor película" y "Mejor director"? ¿Porque tenían una deuda pendiente con Scorsese o porque buscaron el pretexto para no dar un premio importante a un mexicano? Esa duda es la que expuse en mi texto, y que quedó bastante clara para los demás lectores, independientemente de que hayan concordado o no con mis opiniones (J.C.C.)

Anónimo dijo...

Bueno, francamente algunos criticos se dejan llevar por "ciertas reglas" que muchas veces no concuerdan con las ideas del aficionado. Estamos de acuerdo que el Oscar tiene sus puntos en contra y hasta descaradas omisiones, pero de ahí pretender que se ningunee a una cinta por ser mexicana o latina, la verdad no me parece. Creo que esta vez hubo acierto en premiar a "los Infiltrados" (Eastwood se lo merecia mas, pero en fin). Mas bien si hubieran premiado a "Babel" si hubieran sido una atorrantada enorme que por lo que veo, no lo hace dos años seguidos la Academia. Me parece que el comentario sobre discriminacion por ser latinos no se da en este caso. Ademas la pelicula alemana (la cual creo, todos no hemos visto) ha sido anunciada como un proximo proyecto para llevarla en su version norteamericana y todos sabemos que asi porque si los gringos no hacen remakes sino hay algo seguro, que lo diga Scorsese, en todo caso...

Capitán Vidal dijo...

Hollywood suele hacer remakes cuando creen que ciertos films extranjeros, tales como son, no pueden funcionar muy bien en el box office. Entonces, los "agringan" y les dan apariencia de enlatado, de película hecha en serie. Eso, dicen por ahí, es lo que pasa con Pulse, remake del film Kairo de Kiyoshi Kurosawa. De la original, muchos señalan, no queda nada.

Y sabe Dios que habrán hecho en Hollywood con su remake de Oldboy.

Laslo Rojas dijo...

El remake que preparaba Hollywood, con Nicolas Cage haciendo de Oh Dae-su, y dirigida por un coreano del montón parece que ya no va.

http://en.wikipedia.org/wiki/Oldboy

Lo que si se hizo un burdo remake en Bollywood:

http://www.imdb.com/title/tt0488906/

F dijo...

"la impostada Babel, esa suerte de secuela de la infame Alto impacto (Crash) de Paul Haggis..."

Qué fácil se cataloga muy buenas películas con el primer adjetivo a la mano...

Es este un blog de aficionados?
El que no te guste Crash (y el que la odie mucha gente por el pecado de ganr el oscar)la hace INFAME?

Y si babel es impostada, pues que me podrás decir de little miss sunshine?

Para defender una película que te gusta no tienes que atacar a otras... eso es para principiantes...

bruno dijo...

No puedo estar más de acuerdo con la opinion de Babel, no sólo es impostada sino recalcitrante y pretenciosa, cosa a la que penosamente se ha acostumbrado Iñarritu (21 gramos, amoress perros, y dios nos libre de lo que se viene) pues cree que tiene que ser el profeta de su generacion dispuesto a decirnos a gritos lo mal que estamos con una grandilocuencia insportable. Al margen de los gustos de la academia, no se merece ningun premio por esta película salvo el de director más huachafo, tal vez.
Por mexicano?, no creo, si ya premiaron a Almodovar pueden premiar a cualquiera.

José Carlos Cabrejo dijo...

Si hay películas que te parecen "muy buenas" como Crash o Babel y alguien muestra una opinión contraria a la tuya, generando ello un gran malestar en tu persona (tal como lo demuestran tus poco comprensibles ataques); eso revela que eres una persona demasiado intolerante.

Sólo he dado mi opinión como crítico. Y sin ningún dogma de por medio, por cierto. Muchas personas han colocado "comments" con opiniones parcial o totalmente en contra de las mías; y yo acepto ello como algo legítimo; y sobre todo, como algo estimulante para discutir.

¿Por qué son poco comprensibles tus ataques? Porque un crítico ante todo analiza y aprecia tendencias, agrupa películas según formas y estilos coincidentes. Lógicamente, para un crítico ciertas tendencias pueden ser mejores que otras, o en algunos casos desagradables por las razones que pueda exponer.

Crash me pareció infame por ser una cinta tan descaradamente calculada para ganar un Oscar. La sentí muy falsa. Sus diálogos son forzados, y exhibe a unos personajes que reflexionan sobre los problemas raciales a los que se enfretan de una forma demasiado consciente y exagerada, hasta cuando hacen el acto más intrascendente.

Si bien Babel no me parece tan mala como la cinta de Haggis, tiene en común con Crash sus intenciones demasiado evidentes (y como sabemos, lo peor que le puede pasar a una película es ser demasiado evidente) de dar un gran mensaje a todas las razas del mundo, para ganar así reconocimientos por aquí y acuyá. No hay espacio para la sutileza y la espontaneidad en Babel y Crash. Esa es mi opinión y no juzgo mal a nadie que piense lo contrario (J.C.C.).

F dijo...

José Carlos:

Crash y Babel son muy buenas películas hayan ganado o no el Oscar o algún otro premio mejor (quizá lo que dices de mi intolerancia no sea más que el reflejo de tu frustración por ello), y alguien que asume el rol de crítico no puede catalogar tan a la ligera, mucho menos por cosas ajenas a la película misma, como es en el caso de los premios!

El laberinto del fauno es una película mucho mejor, eso es obvio, para mí lo es, pero no me ciego hasta el punto de negar las cualidades que puedan exhibir otras cintas, sean estas menos logradas; si quieres una lista de películas INFAMES, busca por aquí cerca, te aseguro que sobran de éstas y aún peores...

El rol de aficionado, del que comenta en un blog, es muy diferente al del crítico. Sí no entiendes algo tan evidente, entonces pierdes la poca objetividad que se necesita para "analizar y apreciar tendencias, agrupa películas según formas y estilos coincidentes, etc "

P.d. ahora se dice 'pretencioso' para descalificar algo, cualquier cosa, pero observa la película de Del toro y dime si no lo es, crees que directores como Tarkovski o Godard no lo eran? POR SUPUESTO QUE SÍ! y eran geniales.

Laslo Rojas dijo...

Solo para comentar algo que he notado en algunos criticos locales, y que se repite ahora con el estreno de la sobrevalorada Babel: mencionar a Crash a diestra y siniestra, como excusa para darle palo, y/o recordarnos 'cuan odiada es por los criticos'.
Pobre Haggis, nunca le "perdonarán" su Crash (menos su Oscar), más alla de sus grandes guiones.

José Carlos Cabrejo dijo...

1. Te comento que no me frustra ninguna clase de premios. Valoro a las películas por lo que son, más allá de los reconocimientos en el Oscar o en cualquier festival. En mi texto, por el contrario, he puntualizado una falta de consecuencia en la Academia, hasta el punto de decir que lo lógico, siguiendo las típicas formas de valoración del Oscar, era premiar a “Babel” en lugar de “Los infiltrados”. Muy a pesar que prefiero a la cinta de Scorsese por sobre la del mexicano. Queda claro entonces que supuestas frustraciones de mi parte en relación a tal o cual o premiación no median en este caso. No he celebrado el reconocimiento al director de “Taxi driver” ni la derrota de “Babel” en mi texto.


2. Por eso mismo, queda demostrado que no juzgo a las películas por tal o cual premio, sino por lo que pienso que son. Asimismo, no has comprendido o leído bien el texto, porque cuando me refería en el último párrafo a “Babel” y “Crash”, ya había dejado de comentar “El laberinto del fauno”. Así que aquí no entra a tallar una "ceguera" a la hora de calificar una película que me parece buena en detrimento de otras. Eso podría suponerse o especularse si las hubiera comparado, pero no es este el caso.


3. Sobre lo “infame”. Bueno, depende cómo tomes el término cinematográficamente. Para mí, una película infame no es sólo aquella de serie B o Z llena de defectos en la puesta en escena o en el guión. También lo es aquella que, a pesar de contar con un mayor presupuesto y profesionales que en el papel son competentes, termina siendo inverosímil y falsa. Creo que para muchos, varias de las caras y taquilleras películas de Roland Emmerich son infames, para dar un ejemplo.


4. Ya expuse algunas de mis razones, en mi “comment” anterior, por las cuales pienso que “Crash” es una cinta infame. Y de ahí parte justamente tu intolerancia, porque das como un hecho factual, real, que “Crash” y “Babel” son muy buenas películas. Cuando, en verdad, se dice que tal o cual película es excelente o pésima por una convención. El Oscar tiene sus propias convenciones para decir que una cinta es buena o mala; y el Festival de Cannes también, pero con la diferencia que sus convenciones son muy distintas (en la mayoría de casos). “Titanic” fue una gran película para la Academia. En festivales como el de Cannes una cinta como esa es “ninguneada”.


5. En ese sentido, por el hecho que el crítico maneja unas convenciones que a veces son distintas de las de un aficionado, no se puede hablar de objetividad. Nunca el punto de vista de un documental es objetivo. Nunca el punto de vista de una ficción es objetivo. Nunca la opinión de un aficionado es objetiva. Nunca la opinión de un crítico es objetiva. Todo punto de vista es parcial, subjetivo, limitado por la percepción y la ideología de una persona. Lo "real objetivo" en estado puro es inalcanzable.

Eso no quiere decir, obviamente, que un crítico pueda escribir cualquier cosa. Un crítico tiene que tener sus esquemas de valoración claros y sustentar su posición con solidez. Tanto sobre “Babel” como sobre “Crash” he fundamentado algunos de mis reparos, y podría explayarme más si escribiera críticas totales de ambos filmes. Pero, respeto a quienes tienen impresiones distintas de esas cintas. Eso también nos lleva a otro punto interesante: no todos los críticos tienen las mismas maneras de juzgar una película. Muchos críticos norteamericanos tienen esquemas de valoración radicalmente distintos de los de una revista como “Cahiers du Cinéma”.

6. Sobre lo “pretencioso”. Pues en ningún momento he criticado negativamente a “Babel” por pretenciosa, sino por impostada, que no es lo mismo (J.C.C.).

F dijo...

Agrego a mi comentario anterior que, si bien tu post alude desde el comienzo un tópico extra cinematográfico, quizá más bien político, necesariamente se vincula con la valoración per se, que se le debe dar a las peliculas de las que hablamos.

La condescendencia con la que se retrata a los norteamericanos es el fondo del asunto, por ello Babel debe ser odiada, comparada con Crash (que toca el tema de la discriminación y es además PREMIADA!, gringos cabrones!), epítome de un director que se vende descaradamente y se somete al culto de la globalización.

Si bien me resulta indigesto ver a Pitt lloriqueando en medio del desierto, y a Gael García metido en un personaje mal diseñado, no voy descalificar toda la película.

(Alejo, la historia japonesa funciona bien si sus pares charro-norteamericanas)

Si de eso se tratara, The departed sería INFAME porque Nicholson sobre actúa, porque Sheen hace todo lo contrario, porque Damon está años luz del De Niro cuando joven, Vera Farmiga actúa? y mejor no sigo para no mencionar al infame Balwin...

Para finalizar, decir que TODO ES SUBJETIVO es la mejor excusa cuando no se tiene argumentos que esgrimir. OBVIO que lo es, Incluso las ciencias exactas han tenido que reformular sus paradigmas y hacer de lo relativo la más cercano a la certeza.

(yo hablo de un 'mínimo de objetividad' del rol de crítico, algo muy diferente)



nada más, fue un placer, ya me voy ya me estoy yendo..

F.

PERO ANTES:


Desde que salieron a la luz los vladi vídeos, se ha vuelto imperativo que todo crítico de cine VISIONE una película, es que acaso VERLA no les es suficiente?

ya me fui...

José Carlos Cabrejo dijo...

“Babel”, en relación a la representación de diversas razas, no falla por mostrar condescendientemente a los norteamericanos a secas. Sino porque los únicos que no cometen faltas o malos comportamientos en la cinta son ellos. Los otros, los latinos, los marroquíes o los japoneses, sí cometen descuidos o faltas que afectan al mundo en su conjunto.

Por otro lado, reconoces que “Babel” tiene algunos defectos considerables, y por lo tanto, que no era una muy buena película, tal como lo habías manifestado inicialmente. Ya es cuestión de formas de apreciación de cada uno si encuentra más o menos virtudes, más o menos defectos, en un filme. Incluso críticos que tienen maneras similares de criticar no se ponen de acuerdo con algunos filmes. En un número de la desaparecida “La gran ilusión”, hubo un especial de filias y disgustos de títulos tan importantes que van desde “Lo que el viento se llevó” hasta “La naranja mecánica”.

Sobre tu comentario de “Los infiltrados”. Más allá de consensos sobre los defectos de una película, uno que otro no necesariamente hace infame a una cinta. Lógicamente. Si no caeríamos en una visión maniqueísta del cine. Pero “Crash” sí me parece infame, porque pienso que es una película, además de falsa en sus planteamientos “bien intencionados”, estructuralmente mala. Por más que tenga profesionales, como ya lo señalé antes, competentes en el papel, los diálogos, la concatenación de la historia, el dramatismo excesivo, hacen que cualquier valor técnico o estético mostrado pierda poder para cautivarme. Por ello, el efecto generado termina siendo totalmente el contrario al buscado. Al menos en mi caso y en el de muchas otras personas.

Por otro lado, he señalado que siempre prevalece una visión subjetiva del mundo (hay estudios científicos al respecto que serían largos de detallar); pero a la vez he afirmado que un crítico tiene que validar su opinión a partir de argumentos. Una cosa no niega la otra. Me cito:

“Eso no quiere decir, obviamente, que un crítico pueda escribir cualquier cosa. Un crítico tiene que tener sus esquemas de valoración claros y sustentar su posición con solidez. Tanto sobre “Babel” como sobre “Crash” he fundamentado algunos de mis reparos, y podría explayarme más si escribiera críticas totales de ambos filmes”.

Ya sé que te vas. Ya sé que te fuiste. Hay que tomar las cosas con calma (J.C.C.)

rosa dijo...

¡Que apasionados se ponen!