sábado, 10 de noviembre de 2007

El "cine de autor" y el derecho a censurar


A propósito del post sobre la censura a La mujer de mis pesadillas, un lector ha propuesto acudir al Indecopi para que intervenga como institución que protege no sólo el funcionamiento efectivo del mercado, sino también los derechos del consumidor y los del autor.

Sin duda, la censura de una película, hecha del modo grosero que vemos en la copia mutilada que se exhibe, es un ejercicio abusivo de la posición que tiene la empresa distribuidora en el mercado cinematográfico, un atropello a los derechos del consumidor, y una violación al derecho que tiene el autor de difundir su obra en su integridad.

Es decir, la censura a La mujer de mis pesadillas sería el caso perfecto para que Indecopi se pronuncie y ponga las cosas en su sitio.

Pero, ¿eso es posible?

Lo dudo.

Hace poco, el abogado Martín Moscoso, funcionario de la Oficina de Derechos de Autor del Indecopi, dio una entrevista a un blog (
http://www.cinencuentro.com/2007/09/24/martin-moscoso-de-indecopi-bajar-peliculas-puede-ser-legal/) y dijo algunas cosas desconcertantes, como que el porcentaje de “películas artísticas” estrenadas se había incrementado considerablemente.

O Moscoso habla de otro país, o asimila a los blockbusters en la categoría de “películas artísticas” o sus estadísticas se hacen al gusto del Indecopi, para que pase piola la evidente posición dominante en el mercado del oligopolio de la distribución del que hemos hablado tantas veces.

Pero la perla del discurso fue la siguiente afirmación: “El término ‘cine de autor’ es equivocado, porque toda obra tiene un autor” (cito de memoria).

Moscoso lo dijo con perfecta seguridad ante un camarógrafo-entrevistador que balbuceaba en la insondable profundidad de su desconocimiento, mientras musitaba un tembloroso “claro”, asintiendo así ante semejante barbaridad.

El abogado Moscoso, que es también miembro de la directiva de Conacine, derogaba de un plumazo el concepto del “cine de autor”, derivado de la “política o la teoría de los autores” consagrada en los viejos Cahiers du cinéma de tapa amarilla de los años cincuenta y utilizado como herramienta metodológica y fundamento de investigación en las décadas siguientes.

En verdad, es difícil entender lo que quiso decir Moscoso, pero como lo soltó en el contexto de una entrevista sobre las copias informales de películas, imaginamos que se refería al director y al productor cinematográficos en tanto sujetos con derecho a percibir frutos económicos de la explotación comercial de una película.

Pero el “cine de autor” es una categoría estética y no económica ni, mucho menos, legal. No es un concepto de empleo multiusos. Al hacerlo, Moscoso le atribuyó el carácter de “autores” a los “titulares”, “propietarios”, “usufructuarios” “sujetos de derechos patrimoniales”, o como quiera llamárseles en la terminología legal.

El término “cine de autor” se reserva a aquellos directores de cine que dejan en cada una de sus imágenes “una concepción del mundo y una visión del cine”, como le gustaba decir a Truffaut.

Ejemplos: Fellini es autor y Dino de Laurentiis es usufructuario; Godard es autor y Georges de Beauregard es propietario; Hitchcock es autor y Selznick es titular de derechos.

Pero las cosas van más allá de la discusión teórica. Porque la confusión de Moscoso nos lleva a preguntarnos si entiende la organización de la actividad cinematográfica, sobre todo la industrial, y los papeles que juegan los principales actores de ella, los responsables de la producción y creación fílmica.

Diera la impresión que el funcionario del Indecopi confunde conceptos elementales, ya que uno es el derecho “moral” del autor creativo –el director con control sobre el resultado de su trabajo, es decir, el “autor”, de acuerdo a la teoría- y otro es el derecho patrimonial del productor.

Si se identifica la “autoría” de una película –en el sentido expuesto por la teoría- con la capacidad de disfrutar las utilidades que genera, se dejan de lado atributos fundamentales del derecho moral del director, reconocidos por la tradición de nuestro Derecho.

Por ejemplo, la capacidad del director-autor de proteger su obra creativa de la censura, de los cortes y mutilaciones, de las alteraciones en el momento de su exhibición y de cualquier otra modificación no autorizada por el “autor”. Sobre todo cuando están hechas por el “propietario”, el productor, el titular de los derechos patrimoniales.

Si Moscoso disuelve las diferencias, usa de modo indistinto los conceptos, extrapola un término de la teoría estética del cine al universo de los “derechos de autor” –que puede usar las mismas palabras pero con sentidos muy diversos-, termina por confundir las cosas poniendo bajo el manto de la autoría cinematográfica a la capacidad de aprovechar el rendimiento económico de una obra.

Es decir, acepta sin más trámite la lógica de la industria cinematográfica norteamericana que le da al productor los atributos del derecho moral y la capacidad de disponer como mejor le parezca de la integridad de una obra creativa. Por eso, Ted Turner pudo “colorizar” Casablanca y varios cientos de películas más sin otro mérito que el de haber comprado los archivos fílmicos de Warner. O los inefables hermanos Weinstein hacen lo que quieren con las cintas que adquieren para su distribución en los Estados Unidos.

Y que no digan que Ted Turner y los Weinstein son los “autores” de Casablanca, El halcón maltés o Pandillas de Nueva York, colorizadas o mutiladas para su exhibición fílmica.

Si DreamWorks Pictures, que tiene el derecho patrimonial indiscutible sobre La mujer de mis pesadillas, la parcha, remienda y corta a través de la empresa distribuidora United International Pictures (UIP), puede estar ejerciendo su atribución a mutilar lo que considera propio de acuerdo a la tradición anglosajona, pero atenta contra nuestro derecho a ver la integridad de la obra y, por supuesto, distorsiona lo que los Farrelly quisieron mostrar. Es decir, UIP está censurando la película.

¿Cree Moscoso que la productora DreamWorks Pictures es la “autora” del filme?. ¿Piensa acaso que su inversión económica en la producción de la cinta le da derecho a cortarla y alterarla? ¿Está convencido que el combate a la piratería se funda en la exhibición de copias tasajeadas o dobladas pero “de autor”?

¿Indecopi piensa lo mismo que él?

La denuncia pública de este caso de censura mercantil está hecha. Lástima que ningún otro blog la haya hecho suya. Por supuesto, Indecopi tampoco lo hará.

Ricardo Bedoya

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Señor Bedoya: suscribo casi todo su comentario. El casi es porque usted usa unos terminos en frances que haria bien en traducir para los no-letrados. Gracias

Anónimo dijo...

¿Como que ningun blog la ha hecho suya señor Bedoya? Por favor, no se subestime.

Si el blog del critico mas reputado del medio ha iniciado esto, lo que tiene que hacer usted es llevarlo tambien a las paginas de El Dominical, si lo que busca es que realmente suceda algo, o que por lo menos Indecopi o Moscoso se enteren. Ellos no leen blogs.

saludos

fermary dijo...

de acuerdo con anonimo II. ud señor bedoya debe dejar de "meter presion" a los blogs y redirigir ese impetu a el comercio y canal 7, al menos esos dos medios, para que se horroricen como usted con este acto de censura.

pd. y por favor,,, las cosas por su nombre. el blog que cita tiene nombre, se llama cinencuentro. aquel a quien llama peyorativamente "camarografo-entrevistador' es blogger, videoblogger si quiere, y se llama luis carlos burneo, seguro usted lo debe conocer. pero todo esto no hace mas que desviar el tema principal, asi que intente olvidar sus pleitos personales al menos un ratito no?

pd2... tambien de acuerdo con el otro anonimo: traduzca sus terminos en frances. no todos han estudiado en el franco-peruano...

Anónimo dijo...

No es cuestion de ponerlo en el blog, Indecopi esta abierto a todo ciudadano. Si Ud. va donde Indecopi, paga lo que hay que pagar y se aconseja de un buen abogado, va a tener un caso y porque no, hasta puede ganarlo. Ahora no se que es lo que ud quiere, que ya no exista UIP, que nunca se estrenen copias con parches o una multa a la empresa en cuestion.
Con un buen abogado ya tiene un caso....y varios que leo en el blog lo pueden apoyar....

Ricardo Bedoya dijo...

Respueta a Fermary.

Cuando digo que los blogs no han mencionado ni palabra sobre el asunto me refiero a todos los blogs, pues, que usted bien los conoce. ¿Quiere que los nombre? De acuerdo: La cinefilia no es patriota, Los cinerastas también empezaron pequeños. Hay otros, pero estos son los que podrían haberlo hecho. Cinencuentro no es un blog. Para su conocimiento, es una página web. Pero igual pudo haber tratado el asunto y ha guardado silencio.

Si usted reconoce al entrevistador de Martín Moscoso entonces fui claro en referencia y enlace. Si hace el clic en el link podrá escuchar sus preguntas y comprobar la magnitud de su complacencia y despiste ante respuesta tan disparatada.

¿Quiere las cosas más claras todavía?

Ricardo Bedoya dijo...

A Fermary

Me olvidaba. Dice que "meto presión" a los blogs. Eso suena gracioso. Los blogs y páginas webs existen en un medio muy preciso y hablan de las películas que existen y que todos ven, en pantalla grande o DVD. Que callen ante un asunto flagrante como este es, por lo menos, decepcionante. ¿Eso es meter presión?

Sobre lo de "redirigir el ímpetu" -eso suena menos claro que el francés clásico- a El Comercio y canal 7. Isaac León ya "redigirió su ímpetu" hoy en El Dominical. Lo de canal 7 es buena idea. Se podría hacer un informe sobre películas cortadas, alteradas y mutiladas por la censura mercantil, la de las compañías que las produjeron y distribuyeron.

Anónimo dijo...

Si el Sr. Bedoya tiene un progama de television porque no invita a los distribuidores a dar su opinion??? no es muy democratico despotricar y criticar y no escuchar otras voces...

Anónimo dijo...

La expresion del Sr. Bedoya "que callen ante un asunto flagrante" ya se la leimos en el caso de la revista godard y la pobreza de la cartelera, para él todo lo que se dice en su blog tiene que ser tomado en cuenta, sino, todos son unos mermeleros.....

Anónimo dijo...

Ricardo,

Fui yo el que sugerí que se adoptaran medidas legales concretas ante el INDECOPI dado que, según los indicios y hechos que mencionas, existirían prácticas que atentan contra los derechos de los consumidores y la libre competencia.

Me queda claro que la cosa no camina por el lado de la Oficina de Derechos de Autor que maneja Moscoso (que es una de la varias oficinas que tiene el INDECOPI). Pero me parece que la cosa podría ir mejor en la Comisión de Libre Competencia, a la cual no le interesa la calidad de la cartelera pero sí que los distribuidores que se encuentren en posición de dominio ejecuten prácticas que puedan afectar la competencia y el acceso a una variedad de productos o servicios a los consumidores (por ejemplo, si realizan prácticas destinadas a excluir a distribuidoras independientes).

También es ilegal, de acuerdo con el Decreto Legislativo 701, que las empresas distribuidoras se pongan de acuerdo en precios, condiciones comerciales, reparto del mercado, etc.

Un antecedente interesante se dio en España, cuando el Tribunal de Defensa de la Competencia sancionó el año pasado a las principales distribuidoras de Hollywood con casi dos millones y medio de euros a cada una y las obligó a abstenerse de seguir practicando las conductas ilegales.

Entre las prácticas sancionadas se encuentran las de restringir la libertad de los exhibidores, imponer el período en el que deben ser exhibidas las películas y obligar a los exhibidores a adquirir las películas por paquetes. Suena conocido, no?

No estoy afirmando que en el Perú suceda lo mismo porque no conozco los hechos claramente, ni que efectivamente se configure un ilícito, pero al menos ameritaría una investigación si alguien con información sobre el mercado cinematográfico se la proporciona a la Comisión de Libre Competencia.

En España la cosa fue más sencilla porque fueron los propios exhibidores los que plantearon la denuncia, pero en el Perú cualquiera puede hacerlo.

Dejo un par de enlaces que pueden ser útiles:

La resolución del Tribunal de la Competencia de España:

http://www.cncompetencia.es/PDFs/resoluciones/2006/2097.pdf


Un artículo (legal) sobre la distribución de películas y su efecto en la competencia:

http://www.uniovi.es/economia/prof/Fundamentos/LuisOreaSanchez/RELEASE%20COMPETITION%20IN%20THE%20SPANISH%20CINEMA%20INDUSTRY_SAE2006.pdf


Saludos,


Hawk

fermary dijo...

1.- lamento corregirlo pero hasta donde se y he visto cinencuentro es un blog. publica notas con regularidad y las presenta de manera cronologicca. eso es un blog. y un blog es un tipo especifico de sitio web, asi que tambien es un sitio web. pero estas explicaciones tecnicas vienen sobrando.

2.- ¿usted presenta sus denuncias para que sean escuchadas por el denunciado (las distribuidoras) o para reclamarle a sus pares (los blogs) que hagan caso a su pedido y se sumen a su campaña? deberia enfocar mejor sus esfuerzos. buscar el apoyo y no espantarlo.

3.- veo que a usted tambien le cuesta pronunciar las palabras 'luis carlos burneo'. dejaré de insistir entonces. yo puedo haber reconocido al personaje aquel, pero el resto de lectores no tienen porque estar al tanto de la rivalidad que existe entre ustedes dos. que para el caso, tambien viene sobrando.

4.- si usted se decepciona por no encontrar en los blogs el contenido que esperar ver por el simple hecho de haberlo reclamado en este su blog, pues le aviso que los bloggers deben tener sus propios intereses, que no necesariamente coincidiran con los suyos. reclamarle repetidamente que hablen de tal o cual tema simplemente va a resultar en el efecto contrario. se negaran a hacerlo. a nadie le gusta que le digan lo que tienes que hacer, menos en tu blog.

5.- ok, infeliz uso del castellano de mi parte. pero vamos, el frances clasico o no, no es de conocimiento general. que le cuesta decirnos a que se refiere con esos terminos tan elegantes en frances.

6.- ya veo que "redirigio" al señor isaac hacia el comercio. que bueno que ustedes dos (casi) siempre coincidan, y vayan de la mano en campañas tan justas como esta. ahora le faltaría a usted hacerlo en su pagina de el dominical.
Esperamos entonces algun reportaje en el canal 7.

pd. a todo esto, habra que ver si la pelicula aquella sigue siendo presentada en version censurada.

José Sarmiento / César Guerra dijo...

Estimado Sr. Bedoya,

Le escribimos acerca de sus comentarios concernientes a la última película de los hermanos Farrelly. Más allá de pretender esgrimir alguna excusa sin valor, queremos postular ciertos puntos que espero le permitan a usted, y a los lectores de su blog, comprender nuestra situación al respecto.

En primer lugar, somos un blog de publicación semanal. Cada semana destacamos a un grupo de colaboradores con ciertas críticas sobre películas en general, ensayos, reportajes, etc. La revisión de todo lo escrito se realiza los fines de semana, para su posterior publicación. Comprenda usted que es imposible para nosotros (dado nuestras ocupaciones) emitir algún artículo o nota en el blog en días laborales.

La información acerca de la mutilación de la película de los Farrelly, llegó a nosotros a mediados de esta semana, razón por la que no hemos publicado aún nada al respecto. Debemos agradecer a Gabriel Quispe, vicepresidente de la APRECI, quien nos llamó personalmente a comunicarnos el tema y pedirnos nuestras opiniones al respecto. Está de más decir, que estamos completamente en contra de cualquier tipo de censura a cualquier expresión artística, en este caso, una película en cartelera.

En segundo lugar, nosotros (los editores del blog) aún no hemos visto la película de los hermanos Farrelly, con lo que opinar al respecto en ese momento hubiera sido apresurado. Posteriormente, fuimos informados con exactitud acerca de los cortes y las consecuencias que tuvieron los mismos en el film, razón por la que el día de hoy (día que corresponde a la publicación del blog) emitiremos el comunicado correspondiente, y la próxima semana tendremos un artículo completo sobre la película y el tema, de mano de uno de nuestros redactores.

Por último, la APRECI (asociación con la que estamos involucrados pero a la que de ninguna manera avalaríamos cualquier situación incorrecta) por medio de Gabriel Quispe, se ha encargado de informarnos durante la semana acerca de lo ocurrido, y nos ha invitado a revisar la propuesta de pronunciamiento de la misma institución al respecto, por lo que queremos también comunicar que este no ha sido un tema en el que hemos volteado las caras.

Espero que éste (por de más extenso) comentario pueda esclarecer algunas inquietudes suyas al respecto, y de alguna manera colaborar con un objetivo que creo muchos de nosotros compartimos, que es el de abogar, de cierta manera por la libre difusión de cualquier obra de arte que se propale en nuestros medios.

Por último, expresarle nuestro apoyo en sus opiniones vertidas, y asegurarle que estamos, al igual que usted, indignados con el tema.
Atentamente,

José Sarmiento/César Guerra
Editores: "También los Cinerastas..."

Ricardo Bedoya dijo...

A Fermary, una vez más

Persiste en el error. Cinencuentro fue blog en sus inicios y luego cambió de condición. Revíselo y verá que su estructura, sus enlaces y sus posibilidades de acceso son distintas. Basta echarle una mirada para darse cuenta. Pero si usted quiere ganar usando la etimilogía, bien. Es una bitácora web.

Enfoque usted mejor su comprensión. Mejor dicho, lea mejor y sin prejuicios. Los posts de este blog no están pensados para que los lean los distribuidores, los críticos, los bloggers, los directores, las autoridades, ni nadie en especial. Están para ventilar asuntos que puedan interesar a los "lectores" en general sin que tengan ninguna otra cualidad que interesarse por el cine. Los aficionados al cine de verdad, como Guerra y Sarmiento (lea la carta anterior), y los de Cinencuentro, intervienen y opinan (como lo han hecho ya) porque saben que el asunto de los manejos de las distribuidoras están en la base de la calidad del cine que vemos y eso es fundamental para los aficionados.

¿Que tengo una "rivalidad" con el personaje que usted menciona? ¡Qué gracioso!

Que los bloggers tienen intereses distintos y que no tienen que reaccionar en este caso. No, señor, se equivoca otra vez. En este tema, muchos bloggers están unidos. Yo coincido con lo que ha escrito hoy Cinencuentro y con la preocupación de los Cinerastas. Que Apreci esté preparando un pronunciamiento me parece magnífico.

Ese es el sentido del trabajo que hacemos. Podremos discrepar de muchas otras cosas, pero nos gusta el cine y, por eso, no nos gustan la censura ni la manipulación de las películas. Esas son asuntos elementales sobre los que es difícil estar en desacuerdo.

Oui, oui, monsieur. El artículo ya está en castellano usual.

Isaac León no necesita ser "redireccionado" (qué palabra tan horrible"). Comparto absolutamente el punto de vista que expone en El dominical. ¿Y cuál es el problema de coincidiir en este o en otros asuntos?

Por supuesto que la película seguirá exhibiéndose parchada y cortada. Por supuesto que seguirán cancelándose estrenos atractivos. Sólo quedará seguir informándolo.

el NaRcO dijo...

Importante tema señor Bedoya. No dudaré en dar a conocer este acto injusto a través de mi blog. Es necesario seguir con la información para que este tipo de hechos no continúen; que la gente se entere y forme su propia opinión.