lunes, 26 de noviembre de 2007

Día del cine: hurgando en la pobreza


Desde el 2004 se lleva a cabo en Perú EL DÍA DEL CINE, cuyo atractivo se encuentra en que el valor de las entradas están disponibles -para cualquier película, cine y horario- a sólo S/ 3.50. En esta su cuarta edición se presentó un agregado, el cual consistió en que al adquirir un boleto para el día festivo te hacías acreedor de un cupón valedero para que la entrada del lunes siguiente sea también de S/3.50. Tal vez para el 2008 se agregue el "Combo canchero" o el clásico 3x2, o quién sabe qué más, hay infinidad de posibilidades entre las cuales está la más idónea y a la vez la más difícil de darse: mayor calidad de películas en exhibición, no contentarse con la cartelera eventual de la fecha, sino re-estrenar lo mejor dado durante el año. Si no se puede todo al menos algo, ¿no?... Es el día del cine. Día para celebrar, el problema es que no hay con qué.

No soy asiduo a los multicines por variedad de razones (tiempo, dinero, desgano, falta de oferta, etc.), pero sentí el deseo romántico de celebrar el tan anunciado día de repetición anual con el entusiasmo característico de un primerizo, no de reincidente como es mi caso, y pasar una jornada larga dentro de una sala frente al écran. La motivación fue interna distante a la (triste) realidad, la desilusión llegaría al revisar el listín y no encontrar algo verdaderamente atrayente digno del día anunciado. ¡Oye! es el DÍA DEL CINE, equivalente al "día del espectador", claro, así se anuncia y se cree, así lo queremos también. Pero, lo que en verdad vemos y sentimos sería el (único) "DÍA VICTORIOSO DE LA CRUZADA ANTIPIRATERÍA" de todo el año, entendido así por el dispendioso y efusivo despliegue publicitario contrastante con la oferta brindada en filmes. Lástima que el "DÍA DEL CINE", sea solamente el "día de la entrada barata". Por eso, dudo que el séptimo arte quiera soplar la velita un día en el cual se le hace demagogia descarada.

Bueno, mi ánimo ya estaba al tope, había olvidado que estoy en Lima, donde los críticos día tras día -con razón- refunfuñan de la cartelera (otros la aprueban, hay de todo). Olvidé que los gringos abarrotan las salas con su armamento blockbuster durante todo el año (gran detalle), y fui iluso al creer que para esta ocasión se haría una excepción, que como era de esperarse, para los ecuánimes, no se hizo.

Recalco mi ánimo, nuevamente, para justificar la adquisición de tres entradas, tres películas que vi en horario sucesivos con pequeños break de interludio, durante toda la tarde y gran parte de la noche. ¿Valía la pena tanta atención? No lo sé. Sólo que en este último tiempo me dedico voluntariamente a labores de prensa, y este es un día que había que cubrir, así sea hurgando entre lo 'no mucho' de lo ofrecido en nuestro medio. Comportamiento digno de un cinerasta consumado, asimismo de un mártir sin crédito. La última hora (The 11th Hour), de Nadia y Leila Conners a las 15:35; y Muero por Muriel, de Augusto Cabada, a las 17:20; fueron mi menú cinéfilo para ese día. La elección fue más que sencilla, simplemente se hizo por descarte, pues no había nada más interesante por ver, siendo las elegidas dignas de una medida atención, sea por chauvinismo, culturalismo, provocación, o lo que les venga en mente.

Cojeando, por motivos de poco interés, llego al recinto 5 minutos antes de la primera función. Las colas extensísimas en la boletería ratificaban lo que había previsto, el peruano promedio esperador de último momento estaba presente en esa cola multiplicado por cientos más, de distintas razas y géneros, elementos que conformaban la fila de espera para la adquisición de un ya codiciado boleto para ese entonces. Felizmente, para mí, pude ingresar directamente a la sala, y saltear la molestia de la cola, ¿por qué?: aproveché la opción de la pre-venta la víspera de la función -otro acierto de la edición de este año- aunque al ver lo abarrotado de las boleterías parece que no fue bien anunciada ni aprovechada. Con eso quedo demostrado, a primera vista, que el DÍA DEL CINE fue un éxito en taquilla. Regresando al asunto, pude ubicarme cómodamente para intentar asimilar los mensajes de La última hora. A los 3 minutos de empezado el film, una jovencita emite un "NOOOO" desilusionado al enterarse recién que Leonardo DiCaprio, en esta ocasión, no haría su piruetas galantes frente a cámaras, pues aquí funge de narrador del documental pro-ambientalismo. Ella, sólo atinó a levantarse del asiento y salir de la sala enojada creyéndose engañada. Durante 90min. y tras escuchar diversos testimonios de (supongo, renombrados) ecologistas de todo el mundo, concluí en que la película tenía mucho qué decir, pero poco qué proponer. En los créditos finales mientras sonaba Politik, de Coldplay, decía internamente para entenderme mejor que todo La última hora es un alegato contra el consumismo más que un discurso a la salvación del medio ambiente, denuncia las petroleras, y la utilización de los objetos tecnológicos consecuentes de la devastación, entre otras causas. Quedé con las medidas ansias de conocer alguna solución verdaderamente útil al alcance de la plebe para proteger nuestro planeta. Las estadísticas y palabreos fueron los protagonistas de este documental ambiental (¿?). Primera (y ojalá, última) insatisfacción.

Tocaba el turno a la última película nacional estrenada en las últimas semanas, la accidentada Muero por Muriel, del reconocido guionista y director debutante Augusto Cabada. El sello Iguana se hace presente con el lenguaje televisivo utilizado en gran parte de la película, el vídeo digital transferido a 35mm ofrece pésima calidad de imagen: pixeleo y decoloración. El sonido es inconstante en planos auditivos, sube y baja sin aviso ni justificación, asimismo se distorsiona y aclara súbitamente; cacofonías impresentables y vergonzosas para un trabajo de nivel profesional como el que se pretende. Muy aparte de eso, esta producción nacional es acertada en el devenir dramático, frenesís pasionales captadores de atención. Todo gira en torno al personaje de la sensual Andrea Montenegro, Muriel, quien vive un romance con el amigo de adolescencia del marido que detesta por el maltrato que este le dirige. Muriel fuerza su viudez al asesinar a Bernie, su esposo, y vivir sin tapujos sus amoríos libres. El personaje del debutante Ricky Tosso, sería el único testigo tanto de la infidelidad como del homicidio, por lo cual chantajea a la mujer para que cumpla sus placeres sexuales. Ella, en una jugada calculada, desinhibida y abyecta, logra deshacerse de los conocedores de su crimen para así quedar impune de sus delitos.

Excluyendo el juicio técnico de esta entrega, la cual sólo demuestra desidia para con la misma, Muero por Muriel es una película enfocada en las posibilidades expresivas de los personajes, lo que hace aún más encomiable la labor del primerizo Cabada, quien consigue un testimonio correcto y atinado de las expresiones actorales de su elenco. Es bien conocida la labor de Augusto en los cortos de Salvini o algunos de los largos de Lombardi, como La boca del lobo o Bajo la piel, en su faceta de guionista; pero, el buen trabajo realizado en la dirección de esta producción desdeñada de Iguana, lo pone en la mira de los realizadores prometedores. Las conversaciones están contextualizadas o filmadas con un estilo clásico, asimismo con un desenlace de film noir que enmarca a la propuesta como clasicista en esencia. Drama pasional, que finaliza con sangre y muerte, giro no sorprendente pero casi enternecedor con una Muriel perdedora, rendida y obligada frente a un 'Oso' afligido, resignado y manipulado. Escena final que linda peligrosamente con la melifluidad, aunque solamente amaga llegar a ser así. Ricky Tosso sorprende fuera del set de TV, prejuzgué desacertadamente al señor, quien labora bien en el filme.

Salgo de mi segunda función y las calles siguen muy transitadas cerca de las boleterías, da para un rato más este día de remate. La sala 4, donde vi la producción peruana estuvo llena hasta más de su límite, incluyendo tarados tragadores de cancha que vociferaban estupideces cada vez que el pezón de la Montenegro aparecía en el écran o si alguna grosería se parlamentaba en las acciones. Es bueno aprender a convivir con todo... Esa segunda (y última) función del DÍA DEL CINE fue satisfactoria, muy superior a mis expectativas.

Sólo queda el retorno a casa, el día ha acabado con balance regular. Cada quién es libre de juzgar a su gusto la calidad de su experiencia en este día marketeadísimo. Yo, feliz por la evasión de las colas pero disconforme por la escasa variedad de oferta, pues me sobraba tiempo para una función más, pero ningún elemento fílmico me guiñaba el ojo con suficiente sensualidad como para hacer caso a sus insinuaciones. Sólo se servían menús light con comedias ligeras, bockbusters épicos o terrores de cuna. Yo preferí introducir esos S/3.50 sobrantes en el cerdito de porcelana para saciar cualquier otro antojo futuro... El cine cumplió con lo que pudo en esta ocasión, aunque aún tengo apetito.... Como salí, regreso; cojeando a casa...

John Campos Gómez

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Bueno Campos, te cuento que te perdiste de buenas peliculas como La venganza de Alexandra, El Duelo, Ligeramente Embarazda, Ratatouille, El Espiritu de la Pasion, y tambien interesantes como Renegado, Ellos, La Ilusion de Vivir,
Y Por supuesto el Ciclo Kaurismaki (a 3.50 soles ) en el PUC

John Campos-Gómez dijo...

El tercer ticket que compré para ese día fue para Leones por Corderos, de Robert Redford, a las 20:45. Decidí no asistir por lo tarde de su culminación. Por los comentarios acerca de este filme parece que no perdí de mucho.
Para el próximo Día del Cine, se ruega variedad, por favor. Si no, los entusiastas, como yo, seguiremos desilucionándonos...

John Campos-Gómez dijo...

La venganza de Alexandra es un filme que lo veré en los próximos días. Ligeramente embarazada, más allá de los comentarios positivos que emitió la prensa nacional, me pareció una comedia ligera típica de los gringos, una más del montón.
El resto que mencionas son filmes que se proyectaron en pocas salas, y por consecuencia fueron vistos por muy pocas personas.
Lo que mencionas del ciclo Kaurismaki, no es algo que me conste pero si fue así enhorabuena. Además el Día del Cine se anunció sólo para el circuito comercial, así que muy poca gente se habrá dado su vuelta por el CCPUCP para disfrutar de ese ciclo.
En fin, recalco, para mí, no hubo gran oferta. Si a Ud. le pareció lo contrario qué bueno que haya podido disfrutar de esa fecha con la variedad ofrecida para sus ojos y gustos.

Anónimo dijo...

Campos ¿qué significa lenguaje televisivo?
¿qué es eso?
Debería ser más preciso con los conceptos.
El lenguaje es uno solo; las posibildades variadas.
Revise sus ideas.

John Campos-Gómez dijo...

Estimado Anónimo. Qué engañado vive Ud. al decir que sólo existe un lenguaje. Creo que lo que Ud. me encarga revisar es algo que le compete mejor.
El lengujae de la televisión es ordinario y sin mayor pretensión semiológica, como es el caso del cine. En la Tv los contraplanos son constantes y bruscos, la cámara generalmente está estática y brinda un panorama amplio o plago general conjunto como si de un set montado de televisión se tratara, entre otras características de conocimiento casi gereral y de fácil deducción. Dichas características se pueden observar en una telenovela cualquiera, donde se prepondera al diálogo en vez de las ventajas de lo visual.
Más bien le pregunto, señor, cuáles son esas variadas posibilidades del lenguaje que alude. Eso sí no queda claro...

jaime dijo...

Ligeramente Embarazada es una buena comedia, tanto en su humor grueso como en su historia de perdedores entrañables. Es una pena, John, que deseches una peli sólo por el trailer o el afiche en sí. Las películas están para verse y luego opinar sobre ellas, y no viceversa.

John Campos-Gómez dijo...

Jaime. En ningún momento mencioné haber prejuzgado Ligeramente embarazada por el afiche o el trailer. He visto la película, la cual desarrrolla bien ese humor que mencionas en la primera media hora, pero después se diluye y se convierte en una comedia más, por el desenlace y los estereotipos que se marcan con indeleble. Es una comedia localista, que incluye en sus gags a estrellas del medio hollywoodense tanto del cine como de la TV, lo cual produce familiaridad con el público (gringo, claro está), dejándolos ver como personajes que sólo sonríen para la cámara y para mantener la pose.
Recalco, Ligermante embarazada es una comedia ligera que a mi parecer no merece mayor atención.

Anónimo dijo...

"El lenguaje de la televisión es ordinario y sin mayor pretensión semiológica, como es el caso del cine".

...Prejuicios... Seguramente su consumo de programas de televisión se inclina hacia lo ordinario.

"En la Tv los contraplanos son constantes y bruscos"

...Esa es una posiblidad del lenguaje. Se puede optar por contraplanos bruscos y constantes en el cine también, según los
requerimientos de la historia.

"la cámara generalmente está estática y brinda un panorama amplio o plago general conjunto como si de un set montado de televisión se tratara"

Muchas películas de cine se han rodado de esa forma. Incluso actualmente se podría optar por esa sensación de puesta teatral frontal y composición simétrica.

"...entre otras características de conocimiento casi gereral y de fácil deducción"

Pues me parece grave que estas ideas sean asumida como "de conocimiento general" (lo de "fácil deducción" ya lo había advertido)
Es precisamente por esto que a los pobres estudiantes les resulta tan difícil llegar a dominar el lenguaje audiovisual.

Abajo las ideas dominantes!!!

No se descosuele. Incluso el señor Bedoya utiliza el mismo sustantivo adjetivado en su crítica de Muriel.

John Campos-Gómez dijo...

Todo dicho desde una perpectiva precaria en la utilización del lenguaje de la TV.
Todo lo dicho responde al facilismo para plantear la escena en la Tv más ordinaria (como dice usted)como es el caso de la mayoría de los productos hechos para ese medio.
Películas con cámara estática, claro que las hay, pero que responden a esa intencionalidad desde su concepción. Hamaca paraguaya sería uno de los últimos casos.
En las telenovelas los contraplanos predominan para mostrar en plano cerrado el rostro del que habla y hacer más explícito y simple la escena. Talvez usted defienda a los productos minoritario y al que no quise aludir como son las series de Tv gringas.
Ideas dominantes? Causa gracia lo que dice, me cree dogmático y nada está más lejano a esa impresión. Sólo planteo mi punto de vista. No impongo nada ni estoy en condiciones de hacerlo. Generalicé lo conceptos de Tv 'ordinaria' como dice para aludir al caso de telenovelas, que es con lo que más se asemeja la película en cuestión.
Debería plantear un comentario fidedigno sobre sus ideas en vez de intentar desacreditar ajenos que intentar dilucidar un punto de vista.
Si no se aburre de contradecirme yo estaré ahí para defender lo que dije argumentando con mayor detalle mis impresiones si es que es necesario.
Ah! y no necesito consuelo, no entiendo porqué lo dijo.
Gracias por sus animosos comentarios.
Saludos, y siga adelante

John Campos-Gómez dijo...

Aclararé escuetamente los puntos que me cuestiona:

-Lenguaje de Tv ordinario
Las telenovelas y series en su gran mayoría no pretenden nada con la utilización del lenguaje. Las excepciones son dignas, pero salen de la regla, utilizan provechosamente el lenguaje audiovisual, pero no encajan en el término "lenguaje televisivo" por ser este desdeñable y precario. Los contraplanos para mostrar a quien habla de una manera redundante y tosca es una de sus características.
Como usted dice, todo se supedita a los requerimientos de la historia.

- Puesta en escena teatral
También depende del tratamiento de la historia o de la propuesta del autor. En Muero por Muriel no se da el caso de dar intencionalidad a la fotografía. Simplemenete muestra lo que hay que mostrar. Eso no está ni bien ni mal, simplemente es así. No aluda a otros casos que no se están tratando. La cámara estática es un recurso de puesta en escena en el cine de muchos autores, como es el caso de Jarmusch en sus primeros filmes. Como dije anteriormente, Hamaca paraguaya es una muestra del tipo de cine con intencionalidad en la cámara fija.

-Conocimiento general y de fácil deducción
El lenguaje de la Tv es entendible sin mayor esfuerzo por todos, pues no pretende más de lo que muestra a primera vista. por eso, es de conocimiento general (por experiencia.

Gracias por su atención, mi estimado detractor.

Anónimo dijo...

jajaja... nada, sólo me altero cuando se usan palabras como televisivo o publicitario sin explicitar las razones. Pero por lo demás gozo de buen humor. Asi que lo seguiré leyendo atentamente y sin mala onda.
Después de todo, alguién tiene que dar la cara!

John Campos-Gómez dijo...

Bienvenido su buen humor. Muchas gracias por su comentario, siempre estaré presente para responder a sus inquietudes o denuncias.
Dar la cara? Por quién? Representa a alguien señor anónimo? No creo que más que a usted mismo. Además, manifestarse en anonimato es todo lo contrario a dar la cara.
Saludos