viernes, 17 de diciembre de 2010

Lo que temíamos: eliminado el aporte del Estado al fomento del cine peruano

Pese a que se dice en la Ley que el Fondo Procine es complementario -lo que supone un ingreso adicional para CONACINE- lo cierto es que no es así. El Fondo Procine reemplaza los aportes del Estado que dispuso la Ley 26370.
Emilio Bustamante me hace notar que en la versión de la la ley aprobada ayer por el Congreso se elimina el aporte del Estado al fomento del cine peruano.
En efecto, la ley de masificación modifica el artículo 17 de la Ley 26370 que, en su segundo párrafo, señalaba que el Presupuesto de la República debía consignar las partidas para que CONACINE convoque a los concursos.
El artículo 17 modificado por la ley aprobada ayer ya no consigna esa obligación estatal.
En otras palabras: la promoción del cine peruano se ha privatizado y dependerá únicamente de los aportes de distribuidores y exhibidores.
Esto exige una aclaración de CONACINE, que debe responder esta pregunta: ¿La ley de masificación elimina o no elimina el aporte estatal que estableció la Ley 26370?

11 comentarios:

Percy dijo...

ninguna modificatoria altera un decreto ley. si bien es cierto los principales beneficiados son los exhibidores y distribuidores, esto no le quita merito al esfuerzo hecho por un reducido grupo de cineastas que permitiran duplicar la produccion nacional al tener el doble de recaudacion mediante el organo asignado que es conacine. dejemonos de mezquindades y seamos participes, estemos a favor o en contra, mediante los medios apropiados, como en las sesiones que regularmente organiza el conacine.

Anónimo dijo...

Ahora sí le pides aclaración al Conacine, no? Luego de que apañaste su gestión todo este tiempo.

Recién ahora, que la ley mafiosa ha sido aprobada.

Vergüenza debería darle Ricardo, Chacho.

Y no borren el comentario. Respondan.

R. Bedoya dijo...

Al anónimo de las 7.30

Verguenza debería darte a ti, anónimo, tu desfachatada ignorancia. Groucho Marx decía que es mejor quedarse callado y parecer un idiota que hablar y dejar confirmada la impresión. Groucho tenía razón.

Lo que pienso del Conacine está dicho aquí, en este blog, ampliamente. Y es aquí donde se aclaró con datos y cifras que las acusaciones que se hacían sobre jurados repetidos y favoritismos no eran ciertos. Bastó con publicar las listas de jurados y de premios para demostrarlo.

¿Eso es apañar? ¿Apañar es buscar documentos y publicarlos para no dejarse llevar por maledicencias ni subirse al carro de una campaña difamatoria contra personas concretas?

No contesto más para no darte el gusto ni pisar el palito. Pero, ves, sí publiqué tu comentario. Sobre todo para demostrar cuán necio se puede ser al amparo del anonimato.

Páginas del diario de Satán dijo...

A Percy:

Los Decretos Leyes sólo se dictan en épocas de dictadura. Los Congresos promulgan leyes.

Hecha la aclaración te informo que lo aprobado por el Congreso el jueves es una ley y, por eso, puede modificar otra ley.

Eso es lo que ha pasado. El proyecto aprobado modifica el artículo de la ley de cine aún vigente que establecía el monto que el Presupuesto de la República asigna para otorgar los premios en los concursos. Y al modificarlo lo ha sacado del ámbito de la nueva ley. No lo menciona. No existe más.

Es decir, se elimina el aporte del Estado y sólo queda un fondo alimentado por los aportes de los distribuidores y exhibidores. Con lo cual se cambia un dinero por otro y no se duplican los fondos, como se dice.

No critico el trabajo y el empeño de los cinestas. Yo presumo la buena fe. Pero ahora sólo queda escuchar las explicaciones que puedan hacer acerca de los motivos de esta increible modificación legal.

Anónimo dijo...

Ay, Ricardo, si así te sulfuraras siempre. Si así renegaras e insultaras (bueno, insultar no, no entiendo por qué lo hace alguien de tu edad) a los que cometen las verdaderas irregularidades.

Pero no, tu silencio fue cómplice. Y tú "defensa" sí APAÑÓ, claro que sí. Tus posturas dizque moderadas son en realidad timoratas y cobardes.

Yo me escondo en el anonimato. Tú no tienes sangre en la cara para defender con nombre y apellido lo indefendible. Eres el Raffo de Conacine. El Raffo de la crítica.

Otra vez, vergüenza debería darte. El tiempo lo demostrará y las generaciones jóvenes te repudiarán por ser un falso gurú.

Tu sapiencia en el cine es inversamente proporcional a tu decencia, lamentablemente.

Aprueba este comentario otra vez. Y vuelve a insultar si quieres. La desesperación te afecta, verdad?

Manuel Siles dijo...

En realidad la buena fe poco tiene que ver en el resultado, aunque alguno la haya tenido (de buenas intenciones esta empedrado el camino del infierno) y otros no. El hecho concreto es que la ley es mucho peor de lo que ya mucha gente habia advertido. Sin embargo aun no ha sido promulgada, quién sabe las movilizaciones que se estan gestando puedan influir todavia y no se concrete este atentado de lesa cultura.

A Percy: ¿duplicar? tal vez deberia volver a leer la ley. Si se elimina el aporte del estado no solo no se va a duplicar nada (como el señor Lombardi reconocio anoche en el programa de Rosa Maria Palacios al decir que hay que cuidar que el Estado siga aportando)sino que se van a reducir los concursos de largos, las regiones solo recibiran 3% y los concursos para cortometrajistas desapareceran. ¿Donde esta la mezquindad de prestar atencion a lo que dicta la nueva ley?

Anónimo dijo...

Desde fuera todo es fácil, Sr. Bedoya y Sr. Emilio Bustamante. A ver métanse a la cancha pues. Qué ego el de los críticos (salvo excepciones).

Raúl Malpartida

R Bedoya dijo...

Al aónimo de las 11.17

Piensa lo que quieras. Debes ser una persona joven, por lo que dices de la edad. Me parece muy bien. Sigue así por la vida, opinando desde el anonimato, desde la sombra. Hay algunos que nacieron predispuestos a eso. Felicitaciones.

Manuel Siles dijo...

Para Raul Malpartida:

¿Desde afuera todo es facil? ni el señor Bedoya ni el señor Bustamante estan fuera, son parte de la comunidad cinematografica asi como cualquier otro critico de cine, quienes incluso estan mencionados en la ley vigente como tales. Asi que estan en la cancha, su parte de la cancha es la critica. Gracias a Dios vivimos en un pais en el que uno puede disentir con ellos, o no. Y sin embargo yo si creo que cualquier ciudadano del Peru que se interese tiene el derecho de pronunciarse con respecto a esta ley o a cualquier otra (aunque no este en la cancha), porque se trata de la buena administracion de su dinero y/o de como se organiza el contrato social. Dejar que supuestos iluminados decidan nuestros destinos confiando unicamente en su buena fe conduce a esperpentos juridicos como este y al dictado de leyes en beneficio de intereses personales o particulares en perjuicio de todos los peruanos. Pero aun asi, y solo para ver si tu comentario es verdaderamente coherente, seria importante que nos indiques ¿En qué lado de la cancha cinematografica esta el señor Raffo? Porque a mi me parece que el, al contrario de Bedoya y Bustamante, si que no esta por ninguna parte en la cancha, y en ese caso tendrias que decirle mas bien eso a el: ¡Desde afuera todo es facil Raffo! ¿Por que no entras a la cancha?

rafael seminario dijo...

Hago mi trabajo con mi propio peculio y ya no creo, ni espero nada de nadie y menos pertenecer a grupo alguno, es decepcionante lo que pasa en el país ,resumo con la frase, dicha por Manuel González Prada "Donde se pone el dedo, salta la pus".

Jose Puga dijo...

Hola Ricardo,

Creo que haces bien en no rebajarte a responder a insultos antojadizos y a seres que no tienen más talento que el de saber mover bien su lengua viperina.

Ahora, volviendo al tema de fondo. Creo que la buena fe de Conacine deberia ser cuestionada al igual que la de muchos cineastas y productores. No hay evidencias claras de comisiones ni de malos manejos (eso se lo dejamos a los periodista de investigacion), pero que algo 'huele raro', como dice Rosa Maria Palacios, sin duda.

Ahora el cine peruano no tiene de donde sostenerse y el poder de negociacion es nulo frente a los distribuidores y exhibidores. Habria que pensar tambien hasta que punto las futuras administraciones de Conacine podran ser politicamente independientes y descentralistas si el capital con el que opera proviene de empresas privadas.

Se me viene a la memoria la figura de Armando Robles Godoy y todo el esfuerzo que hizo para sacar adelante una ley de cine coherente durante los años 70. Como periodista de Luces fui a cubrir su funeral y realmente se sintio la presencia de un hombre que, mas alla de su polemico caracter, lucho por mantener en pie este fragil espejo que nos refleja llamado cine nacional. Sin blindaje legal, nuestra cinematografia es debil como dices. Estamos a la merced de las leyes de mercado y de capitales millonarios contra los que no podemos competir. Llegamos al Oscar y decidimos guiarnos por el gen autodestructivo impreso en nuestro ADN nacional.

Me gustaria realmente saber como se sienten todos los cineastas, productores y actores que apoyaron la Ley Raffo. Muchos de ellos son amigos, son conocidos y talentosos, pero han cometido un error garrafal del cual espero por lo menos se arrepientan publicamente.

Me da pena decirlo, pero a pesar de todo lo que logro Rosa Maria Oliart, con este apoyo creo que su imagen publica se ha manchado definitivamente y deberia dar un paso al costado. Tu que opinas?