jueves, 19 de junio de 2008

La muerte de Jean Delannoy


El director francés Jean Delannoy, una de las "bestias negras" de Francois Truffaut y de los cineastas de la "Nueva Ola", murió a los 100 años.

Para los renovadores del cine francés de fines de los cincuenta, Delannoy encarnaba la esencia del cine de puro prestigio literario, revestido con los oropeles del guión aplicado, las galas del rodaje en estudio, los presupuestos inflados y el sistema de estrellas del cine francés. Puro "cinéma de papa".

Truffaut llegó a decir que la peor película de Jean Renoir debía ser necesariamente mejor que la más lograda de Delannoy. El dogma del "cine de autor" llevado al paroxismo.

Sabido es que algunos de esos cineastas despreciados ahora son reivindicados por estudiosos muy serios del cine francés, desde Pierre Billard hasta Jacques Lourcelles, pasando por Bertrand Tavernier, que decidieron analizar película por película antes que condenarlos en bloque. Es el caso de Claude Autant Lara, otro de los réprobos, director de películas formidables como Douce o La travesía de París, al lado de algunos ladrillos insalvables que daban algo de razón a Truffaut.

Delannoy dirigió cintas como La sinfonía pastoral, El eterno retorno, Macao, el infierno del juego, Dios necesita hombres, La princesa de Cléves, entre muchas otras.

Algunas de ellas, como Dios necesita hombres, hicieron las delicias de los cineclubistas de todo el mundo (incluidos los del Cine Club de Lima) en los años cincuenta. Eran las típicas películas de ideas, temas importantes y tesis contundentes, propicias para ser discutidas desde ese costado "contenidista" que exaltaba a los intelectuales que miraban con desprecio la "frivolidad" del cine norteamericano de la época, que ofrecía "banalidades" como Cantando bajo la lluvia, Ventana indiscreta, o los westerns de Mann, Hawks o Ford.

Sería interesante revisar hoy las películas de Delannoy, sobre todo las de los años treinta y cuarenta, porque a fines de los cincuenta y sesenta perpetró verdaderos estropicios, como El jorobado de Nuestra Señora de París o Venus imperial. Dirigió su última película, María de Nazareth, a los 87 años.

Ricardo Bedoya

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Las películas de Delannoy eran pasadas hace tiempo por el Museo de Arte en las famosas copias en 16 milìmetros traidas la Embajada de Francia que tal vez las tenga todavía.

Anónimo dijo...

La Nouvelle Vague solo buscaba tomar "el lugar" de estos señores, Kodak y su película 400 ASA tiene su nueva interpretación actual: mi cámara y sus 3 CCD! Todos quieren ser estrellas....Cual Nouvelle Vague....andá.....

Kiko Silva dijo...

"La sinfonía pastoral" debe estar entre las mejores películas de Jean Delannoy. La recuerdo visualmente impecable.

Anónimo dijo...

Debe ser el último de los viejos
directores franceses , es decir los anteriores a la nueva ola
y que comenzaron en los treinta o cuarenta o es que hay todavía algún
otro sobreviviente? Me parece que La sinfonia pastoral, El jorobado de Notre Dame y alguna otra se exhibieron en el viejo cine club del Museo de Arte.