viernes, 6 de junio de 2008

Argentina y la pretenciosidad



El crítico y novelista español Vicente Molina-Foix ha publicado en la revista Letras Libres http://www.letraslibres.com/ un artículo llamado ¿Son pretenciosos todos los argentinos?


Molina-Foix dice:


"Yo crecí convencido de que el cine más culto posible en castellano era el de Leopoldo Torre Nilsson, un director argentino a quien, no sólo por estar casado con la escritora Beatriz Guido, parecían gustarle mucho los libros: a veces, más que el cine. Torre Nilsson adaptó a la pantalla relatos y novelas de Borges, de Bioy Casares, de Arlt, de Manuel Puig, y hasta dos clásicos tan distintos como el Martín Fierro de Hernández y Nada de Carmen Laforet. Pero las películas suyas con las que yo crecí en los cineclubs o festivales españoles de los primeros años sesenta, coescritas por Guido y basadas a menudo en sus propias y muy sugestivas obras narrativas, pecaban de solemnes, de discursivas, de morosas. Así que él fue, cuando yo aprendí al fin lo que era realmente el cine, una de mis bestias negras, y también otros espectadores de aquellas épocas lo tenían como prototipo de la pretenciosidad. Para los enemigos de los argentinos, que nunca faltan, pretensión y argentinidad son sinónimos: en la psiquiatría, en la clase política, en la vida real y desde luego en la cinematografía (antes Torre Nilsson y Manuel Antín, después Lautaro Murúa y Eliseo Subiela, hoy Adolfo Aristarain y Lucrecia Martel). Pero yo no estoy de acuerdo con ese desprecio global. Me basta recordar que la literatura argentina está llena de genios del low key y la complejidad no complicada, como Borges, como Girondo, como Horacio Quiroga, Bioy, Arlt, Cortázar, Bianco, y no cito a los vivos (...)"


Para seguir leyéndolo, el enlace es este:


http://www.letraslibres.com/index.php?sec=10&rev=2&art=13026



2 comentarios:

Anónimo dijo...

La antena habría podido ganar algún concurso de Conacine?

Luis Ramos dijo...

Excelente texto, gracias por regalarnos el vínculo.

Tendría que ver más de Torre Nilsson para confirmar el veredicto de Molina, sólo he visto "La casa del ángel" -filme basado en libro de su esposa- que no calificaría de morosa, quizás si algo discursiva, en todo caso me gustó bastante y creo que por ahí anda la raíz de un cine de preocupaciones estéticas y políticas que décadas después devino en el llamado nuevo cine argentino.