domingo, 6 de mayo de 2007

Los cineastas del D.L. No. 19327 opinan


Transcribimos aquí algunas de las opiniones publicadas en el libro de Giancarlo Carbone:

Luis Garrido Lecca (Funcionario de la OCI)

“Mi opinión es que durante el gobierno militar la cultura en general no fue la preocupación principal del régimen ni tampoco la cinematografía desempeño un rol importante (….) No hubo tiempo ni proyectos culturales trascendentes (…) SINAMOS sí desarrollo alguna actividad cinematográfica relacionada con la propaganda de la Reforma Agraria. Pero al final fue la OCI (Oficina Central de Información), que no tenia como mandato preocuparse por la cultura, la que empezó a desarrollar un rol en el ordenamiento del cine nacional”

José Perla Anaya (Abogado y, en una época, gerente de la empresa Inca Films)

“La ley falló sobre todo en su ejecución, porque no hubo un organismo competente, ni dotado de recursos, ni contagiado de una vocación de amor por el cine. No falló en lo que toca a los cineastas, porque la ley permitió una producción de películas peruanas en número suficiente. Se produjeron mil doscientos cortometrajes, se rodaron sesenta largometrajes a lo largo de veinte años. Se dieron once series de noticieros. Se creó un público. De igual manera, las películas peruanas de mayor éxito lograron tener cerca de un millón de espectadores”

Nora de Izcue (Directora)

“Teníamos bastantes carencias en cuanto a formación profesional. Fallábamos mucho en la dirección de actores. Allí es donde más se notaba el problema de las primeras películas del DL. 19327. La mayoría de nosotros tenia poca experiencia debido a que pasábamos mucho tiempo sin realizar corto alguno y para llegar a manejar bien la ficción se necesita más practica. La carencia de formación y la poca continuidad afectaron el terreno de la ficción”

Nelson García Miranda (Director)

“Por un lado me parece que se ha hecho un despilfarro, una especie de ocultamiento de los fondos, un mal uso de todo el dinero que se movió en esos veinte años y que hubiera podido proveernos de una mayor infraestructura. Por ejemplo de un gran laboratorio cinematográfico, de una mayor cantidad de buenos largos y cortometrajes. Pero, por otro lado, tampoco podemos quejarnos, ya que ha habido mucha producción cinematográfica (…) Somos, en el Pacifico Sur, el país con mas producción cinematográfica. Ni Ecuador ni Chile tuvieron en ese mismo periodo la producción en cortometrajes que hemos tenido nosotros en veinte años”

Jorge Suárez (Director)

“Creo que el mayor problema que hemos tenido los cineastas del DL 19327, y que ha sido generado por la Ley de Cine, es que no hemos desarrollado una capacidad de comercialización. Ninguno de los cineastas, no sé si las empresas grandes que producían largometrajes lo hagan, lo hemos desarrollado. No tenemos capacidad para gerenciar, para vender afuera, no tenemos canales de comercialización. Hemos tenido únicamente una actitud rentista, es decir de producir un bien y vivir de los ingresos”

Gianfranco Annichini (Director; en la foto, a la derecha, junto con Juan Bullitta)

“En estos veinte años de ley de cine 19327, no ha habido verdaderos productores de cortos. Solo hemos tenido productores de cortos-salchicha en cantidad. La mayoría de los cortometrajistas se vuelven productores sólo para poder hacer sus propios largos. En mi opinión estos no son productores sino cineastas obligados a producir su propia película y cuando tienen que producir a otro realizador simplemente no les interesa. Eso es algo muy sui generis de nuestro país”

Edgardo Guerra (Director)

“Los festivales son muy importantes, en primer lugar porque se muestra todo lo que se ha hecho durante un periodo, y en segundo lugar por los premios, que siempre son estimulantes. Los festivales reconocen el trabajo que se hace. Más estimulante es cuando hay dinero de por medio, casi todos los premios que he ganado han servido para seguir haciendo cine”

José Carlos Huayhuaca (Director)

“Las únicas películas peruanas de esos veinte años de cine que me gustan son cortometrajes. Cuando te digo que me gustan es porque realmente me gustan, es decir puedo verlos dos, tres, cuatro veces. En cambio no hay un solo largometraje que me complazca enteramente. Me gustan ciertas imágenes de tal o cuál película, ciertos momentos, pero que me gusten, ninguna. En cambio hay cortos que puedo verlos diez veces y me parecen excelentes”

José Antonio Portugal (Director)

“En principio, creo que todavía no se ha hecho una película fundadora que en cierta forma enrumbe al cine nacional. Nuestras películas podrían ser más orgánicas, más capaces de recoger aspectos fundamentales de este país, que puedan articular verdaderamente los recursos cinematográficos y artísticos. Es necesario que se trabaje más la forma y el estilo y que se recojan propuestas de color. Falta una propuesta estética (…) En resumen, creo que en el Perú existe una imagen colectiva que ningún cineasta ha tocado todavía”

“La Asociación de Cineastas del Perú, me parece que nunca ha funcionado como gremio, siempre se ha interpuesto una actitud muy individual, anárquica y entonces no se ha logrado mucho. Lo que es cierto es que el gremio ha estado siempre bajo la égida de los interese de los productores, es decir nunca se ha podido establecer tarifas ni establecer formas de contrato, nada de eso, porque el productor se sentía atacado en esa incipiente empresa de cine a la cual todos deberían poner el hombro siempre y en términos baratos”

Christine y Kurt Rosenthal (Directores)

“En el Perú, a más crisis más cultura, y esto sirve no solo para el cine sino también para el teatro, la literatura, la pintura y otras artes. Está pasando como en la Alemania de los años veinte, cuanto más crisis existe, más inquieta esta la gente, quiere expresar más. Aquí, en tiempos de crisis se han abierto galerías, la gente ha hecho largometrajes y cortometrajes, a pesar de que no existía fomento ni plata para eso, han hecho excelentes obras, eso lo veo muy positivo”

Bárbara Woll (Directora)

“Creo que el cortometraje ya murió. Hemos hecho muchas proyecciones y estudios para ver cual es el mercado actual del cortometraje y hemos llegado a la conclusión de que el corto ya no tiene capacidad de existencia económica. Siento que ahí se acabo ese rubro, con mucha pena porque para mi todavía era una vía de estudio, de aprendizaje, de ejercitación”

Augusto Cabada (Directora)

“La generación de cineastas que nos precede – Lombardi, Annichini- son como nuestros hermanos mayores, digo esto porque creo que no hemos llegado a tener una distancia total como para reverenciarlos o como para no establecer un dialogo directo con ellos (…) Por eso pienso que nuestra generación es una continuación de la anterior. Hay críticos que propugnan una ruptura, una iconoclasia, como que la nueva generación debe sepultar a las vacas sagradas (…) Más que las declaraciones, lo que hay que tomar en cuenta son las películas, uno las ve y tiene una especie de percepción de decantación de ciertas tendencias que ya existían en los cineastas anteriores (…) En general, lo que veo, es más una conquista de un mismo territorio y no la negación ni desconstrucción de lo anterior”

Aldo Salvini (director; en la foto de arriba)

“Los primeros cineastas de la ley 19327 vivieron una época en la que el documental estaba en auge, tanto en Latinoamérica como en el mundo en general. Por lo tanto, a mi me parece que en esos años tan ideologizados la opción del documental era una opción atractiva y lógica, por eso creo que los primeros cineastas de la DL. 19327 fueron sobre todo documentalistas”

1 comentario:

manano dijo...

Eso que dijo Portugal hace 10 años es verdad hasta ahora. El gremio está disperso y derrotado porque los más viejos y de experiencia ya están en otra y los más jóvenes no les interesa estar unidos y luchar por algo conjunto. No hacen nada por que la ley se respete y se pague Ibermedia.