domingo, 22 de abril de 2007

El padre inteligente y el 20 pirata: la MPAA y la ética


¿Han visto el nuevo spot antipiratería, el del padre inteligente y la nota 20 pirata del hijo?

Que la campaña contra las copias fílmicas trate de crear conciencia sobre la realidad de lo que ocurre en mercados como el nuestro, es casi necesario, pero que los intereses comerciales multinacionales de la Motion Pictures Asociation of America (MPAA) se conviertan en lección de ética práctica, resulta un chiste. Ese spot es un discurso moral diseminado entre los espectadores, que se mueven inquietos ante la pantalla cogidos en un ampay colectivo.

El aviso transforma la pantalla de cine en el ojo del Altísimo, en la encarnación de un súper yo severo que derrama mala leche a borbotones.

Para la MPAA (la asociación de productores de Hollywood que pone su logotipo en el aviso), el 20 bamba del hijo, en examen copiado al vecino de carpeta, se equipara a la adquisición de una película pirata por el padre, lo que liquida moralmente a ambos. La industria hegemónica hace de su interés, necesidad: dicta el imperativo moral categórico, produce culpa ajena y señala el patrón para juzgar la corrección del comportamiento ciudadano.

¡Los productores de Hollywood y distribuidores locales, ilustres maestros!

Pero si así están las cosas, bien podríamos dictaminar desde hoy que las normas éticas de nuestras conductas laborales y de negocios y de la educación de nuestros hijos sean dictadas por las compañías de Hollywood, sus representantes locales e Indecopi, fiel custodio de sus intereses, de acuerdo al siguiente decálogo:

1-Amarás a Ron Howard sobre todas las cosas

2- No abjurarás de su nombre y, aun siendo crítico de cine, sostendrás que el Perú es un mercado bien surtido de películas de cuatro estrellas al montón, justo al gusto del mercado de iletrados que van al cine.
.
3- Santificarás las fiestas celebrando las 300 funciones diarias de 300, las 500 de El hombre araña 3, y las 800 de Shrek Tercero.

4-Honrarás al oligopolio y a su encarnación práctica, el acaparamiento, y por eso, hijo mío, jugarás en el recreo solo con tu pelota, sin prestarla a nadie, repartiendo puntazos a todos los que se acerquen con la odiosa intención de compartir.

5- No matarás, pero sí procurarás que los competidores -sobre todo esos nativos de bajo presupuesto y escasa publicidad- se asfixien, quitándoles el oxígeno a la segunda semana y prestándoles para el reposo de su agonía el reducto más pequeño de la localidad.

6- No fornicarás ni permitirás que forniquen en nuestro país, y ante nuestros compatriotas, todos esos lúbricos extranjeros, igual franceses que coreanos, taiwaneses, italianos, argentinos, rusos, brasileños, todos rijosos y de costumbres raras, que además tiran a ritmos desmesuradamente lentos para nuestra tradición y se comunican en unas lenguas que no son las de la estandarización, perdón, de la globalización.

7- No hurtarás, pero procurarás que los bienes que traes del extranjero en doscientas copias entren al país con el régimen de la importación temporal, con suspensión del pago de impuestos de aduana. Régimen bien legal y de mucho provecho.

8- Dirás siempre la verdad, salvo cuando debas autocalificar como aptos para mayores de 14 años a todos los espectáculos que lleves a ver a tus hijos –para que entren fácil los más chicos, con la barrera de la edad bien baja-, así sean más bárbaros que la matanza de Virginia Tech.

9- No tendrás deseos impuros, pero igual lánzate a seducir a las coquetas multisalas para que le cierren turnos de programación a todos sus raquíticos pretendientes y los choteen apenas sientas que te hacen sombra.

10- No codicies el progreso del vecino, pero desespera con la marcha de la tecnología que pone en cada computadora los recursos para bajar las imágenes que tú no ofreces y que lleva a las marcas internacionales de electrodomésticos (Sony, Panasonic y demás) a ofrecer aparatos de DVD que lo “leen todo”.

¡Que la MPAA le enseñe ética a la MPAA!

Ricardo Bedoya

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Comprar pirateria es un delito, en cualquier parte con cualquier pretexto, porque no aceptarlo como hombre y decir, YO COMPRO PIRATERIA, si y que?

Sr. Magnus dijo...

Muy de acuerdo con Ricardo, la MPAA trata de poner límites a la piratería cuando la batalla la perdió cuando nació el DVD y se pusieron a vender ese formato a precios que superan en 2000%(!!!) el costo del mismo.

Y encima nos niegan ver las películas a tiempo y ningunean a las de otros países, y solo creen en una mínima industria independiente.

Páginas del diario de Satán dijo...

No se trata de hacer apología de la piratería, y menos de un asunto de hombría o no. Como tampoco lo es decir si te gusta esto o aquello o compras tal o cual, esté o no aceptado por la norma.

Se trata de entender un sistema que limita, recorta, censura, subestima a los espectadores, ejerce monopolio, arrincona a los distribuidores independientes, saca de cartelera a las películas peruanas, practica lo que se llama "posición dominante en el mercado", que es un accionar que tiene poco de legal. Y todo en nombre de la libertad de mercado.

Libertad que los espectadores no tenemos, ni siquiera para comprar dvd originales. Los pocos que llegan, vienen disminuidos, en ediciones simples, pues han quitado algunos bonus. Es increíble.

Lo peor es que la MPAA está satisfecha con eso y con los millones que ingresan por caja con los diez estrenos importantes que tienen por año y que financian a los demás. Cada vez es más claro que la piratería es un delito, sí, pero que se sostiene en un sistema que se muestra cada vez más prepotente y excluyente.

Anónimo dijo...

Hay un asunto de libertad y de hacer lo que no se puede porque el mercado no lo permite. Cuando voy a polvos rosados sé muy bien que compro películas copiadas pero también sé que o son antiguas o son lass que nunca se verán porque no las traen y no soy millonario para comprar las cajas de películas que ustedes comentan.

schatz67 dijo...

La piratería no debe ser considerada solamente como un delito sino también como una señal de distorsión de la equidad que debe primar entre todos los que interactuan en un escenario de mercado.La industria de Hollywood es abusiva y excluyente en relación a cualquier otra manifestación cultural que no es producida bajo sus estándares o preceptos.

Verlos rasgarse las vestiduras es como imaginar a Bush soltando palomas de la paz, no deja de ser absurdo no?

Saludos

Jorge

frontera dijo...

La piratería, al menos en mi caso, es una herramienta que me permite acceso a la cultura que el mercado me lo había negado (por cuestiones económicas, de distribución, etc) es un monstruo que ellos mismos han creado y que hoy, por sus errores, ha crecido y va en contra de sus propios intereses y creadores, han creado su propio Frankenstein...

frodo dijo...

El asunto es complicado y no sólo debe ser visto del lado de los consumidores, sino también de los productores -los peruanos también- que reducen sus ingresos por las copias.

Anónimo dijo...

El aviso es muy eficaz y tiene llegada a pesar de que es muy feo y está mal iluminado haciendo parecer a todos unos vampiros ojerosos. Me da mucha risa que la mamá sea la que se salva haciendo gestos de molestia y de "ves yo te dije" al marido aunque seguro que ve los dvd como todos. Estoy de acuerdo con que se pase un aviso así pero estoy segura que nadie dejará de comprar pirata.

F dijo...

...publicalo en el dominical..

Ricardo Bedoya dijo...

Respuesta a F

Mi opinión sobre el estado del negocio de la distribución, el oligopolio, la piratería y demás relativos a la hegemonía de la MPAA las he escrito muchas veces allí y en otras publicaciones. En abril de 2004 escribí sobre el fomento de la piratería provocado por la restricción de muchas películas, marginadas para el mercado peruano. Luego -no recuerdo las fechas- he escrito sobre la cancelación de estrenos, el doblaje de películas, y otros.

José Sarmiento dijo...

Excelente artículo Ricardo. Felicitaciones.