miércoles, 24 de diciembre de 2008

Mejores del 2008: León y sólo estrenos


Me limito, como Mónica Delgado, a la cartelera comercial limeña.

En promedio, la cartelera comercial limeña del 2008 me parece superior a la del 2007, pero no tanto porque se haya incrementado la variedad de la programación, sino porque en el año que acaba la cuota norteamericana ha tenido títulos destacables que superan a los de años anteriores. Algunos de esos títulos han llegado a través de distribuídoras independientes, pero otros por la vía de los majors. Las previsiones apuntan a que el año a punto de iniciarse también puede ofrecer un panorama similar en lo que se refiere al cine de Hollywood. De todas formas, la variedad sigue siendo escasa, pese a una distribuidora como Eurofilms, muy activa en los últimos 12 meses, y en menor medida Delta (que está imponiendo el mal hábito de cortar el metraje de las cintas que distribuye cuando exceden un cierto límite) y Venus, que ha reactivado su presencia en el mercado local. Es decir, si es que los títulos relevantes de la producción estadounidense se reducen, el bajón de la cartelera se hace sentir porque no hay el suficiente contrapeso, salvo algún año excepcional como fue 1997 en que se estrenaron títulos europeos tan valiosos como Contra viento y marea, Caro Diario, La ceremonia, Secretos y mentiras, El marido de la peluquera, Blanco, Underground, Un corazón en invierno, La ley del deseo y La flor de mi secreto, además del canadiense Crash, extraños placeres, el mexicano El callejón de los milagros, el chino Esposas y concubinas, el neocelandés Criaturas celestiales y el iraní El globo rojo.

Algunas de las películas norteamericanas que no entran en mi lista de las diez mejores, pero que merecen señalarse entre las vistas son: Soy Leyenda, de Francis Lawrence, AmericanGangster, de Ridley Scott, El diario de los muertos, de George A. Romero, Batman, el caballero de la noche, de Christopher Nolan, Wall-E, de Andrew Stanton, Relaciones peligrosas, de Sidney Lumet, Una guerra de película, de Ben Stiller, Sueños y delitos, de Woody Allen. Escribo estas líneas el 20 de diciembre, así que todavía puede haber alguna sorpresa de fin de año. He visto 120 estrenos en las pantallas de los multicines y es a partir de ellos, y de alguna que se estrenó sólo en el la sala Azul del Centro Cultural de la PUCP, que elijo mis mejores del año en orden de preferencia, deplorando que, como es habitual, algunos títulos anunciados por las majors, no hayan sido luego estrenados.

1) Luces al atardecer (Aki Kaurismaki)
2) Luz silenciosa (Carlos Reygadas)
3) Dueños de la noche (James Gray)
4) Crimen oculto (Gus Van Sant)
5) 4 meses, tres semanas y dos días (Cristian Mungiu)
6) El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford (Andrew Dominik)
7) Petroleo sangriento (Paul Thomas Anderson)
8) Promesas peligrosas (David Cronenberg)
9) Sin lugar para los débiles (Joel y Ethan Coen)
10) Shine a Light (Martin Scorsese)

Isaac León Frías

3 comentarios:

Cinéfilo Normal dijo...

Me limito, como Mónica Delgado... sinceramente te has limitado muchísimo querido Isaac. No por ser películas complejas tienen porqué ser mejores o despertar emociones demasiado profundas. Si has puesto a Dueños de la Noche como mejor película que Petróleo Sangriento, eres un crítico bien complicado hermano. Tu ves cine seguramente con el supremo hacedor. No te puedo descifrar querido amigo...

Anónimo dijo...

QUIEN HA DICTAMINADO QUE PETROLEO
SANGRIENTO ES LA MEJOR DEL AÑO? ACASO LAS PREFERENCIAS NO SON SUBJETIVAS Y POR ENDE DISCUTIBLES?

Anónimo dijo...

Escribir con mayúsculas es señal de irrespeto a nivel de Internet.
La lista de chacho es la misma de miles de cinéfilos. A mí me parece buena aunque Dueños de la Noche y el documental de Scorcese los sacaría de esa lista.