martes, 8 de julio de 2008

Venciendo la mariconada


Cinencuentro (http://www.cinencuentro.com/2008/07/06/contracorriente-una-pelicula-de-maricones-que-no-merecio-ser-premiada/) informa sobre un comentario de Augusto Elmore publicado en la última edición de la revista Caretas

El artículo de Elmore dice lo siguiente:

"A riesgo de que se me califique de homófobo, creo que actualmente en el mundo hay una suerte de confabulación de aquello a lo que alguna vez el finado Alejandro Romualdo lo escuché calificar de “internacional de los homosexuales”. Basta que dos hombres, ¡y cowboys además!, se enamoren el uno del otro, como en ‘Brokeback Mountain’, para que el filme obtenga un premio, así John Wayne se revuelva en su tumba. Ese parece ser, más o menos, el original argumento del filme del peruano Javier Fuentes, como creo que se llama, que acaba de ser premiado por su guión que trata, según me entero, de un pescador peruano ejemplar, casado y con hijos, que se enamora de un pintor. Muy romántico pero a mí no se me cocina eso. Lo malo es que en esa tendencia, que está de moda últimamente, los maricones llevan ventaja. Siempre habrá uno que gane un premio y que encuentre alguien que le financie el filme."

No trataré sobre la homofobia, pero sí sobre el prejuicio, que es base de la homofobia y otras terribles fobias.

Augusto Elmore es un viejo aficionado al cine y sorprende que asuma esa posición contra el premio a un proyecto cinematográfico a partir de un argumento que le contaron o leyó reseñado en un diario.

Es una reacción hepática ante los supuestos efectos indeseables de una película aún inexistente, que no representaría la vida y la realidad en la forma que él cree correcta.

¿Qué pensaría Elmore si descubriera que le contaron una sinopsis incompleta y que la película será en realidad una lírica apología del amor heterosexual pues los protagonistas, faltando quince minutos para el final, deciden repudiar su pecado y reivindicar el hogar, en un sublime homenaje a La aurora, de Murnau?

¿O si el pescador, asqueado de sus perversos devaneos y luego del suicidio de su esposa, rota al enterarse de la verdad, decidiera dejar al pintor, consagrándose al Señor para realizar en adelante obras pías o acaso guardando silencio y meditación permanentes en la Orden de los Cartujos?

¿O si el pe(s)cador, al cabo de una vida de lujuria, muriera en un accidente de su lancha pero musitando el nombre de la esposa antes de ser tragado por las aguas?

¿Así estaría mejor? ¿John Wayne podría reposar en paz? ¿La mariconada perdería ventaja?

Ricardo Bedoya

10 comentarios:

Planocenital dijo...

Jaja, muy divertidas tus preguntas irónicas. Sinceramente no conozco a este hombre, pero creo que su comentario es una sencilla estupidez.
Saludos!
Hernán.

Satan dijo...

Wait to see what warming really is.

Isaac León Frías dijo...

Me sorprende que Augusto Elmore,
un hombre de aficiones intelectuales y artìsticas y de criterios amplios, pueda sostener
una argumentación que nos retrotrae a los tiempos de la censura estatal o eclesial. ¿Por qué razón, que no sea el simple prejuicio homofòbico, un argumento
puede ser descartado porque trata
una relación homosexual? Naturalmente, si todas los proyectos premiados contaran historias similares, se podría pensar en un claro sesgo "partidario" por parte del
jurado. Pero no es asì y no creo
que el jurado haya sopesado el carácter de la historia para aprobar el proyecto.
Más aún, después de lo expresado por Elmore y por Alonso Alegría sobre el pùblico al que deberìan estar dirigidas las pelìculas premiadas,considero que se debería revisar la participación de los "notables de la cultura" porque las opiniones que han emitido son realmente descalificadoras.

Anónimo dijo...

Murnau vuelve a hacer uso de sus temas preferidos. Estoy en contra de un comentario como el de Elmore pero me gustaría recordarle que el cineasta Murnau moriría poco después de su último estreno estreno en una de las leyendas más famosos del cine: el alemán sufriría un accidente de coche junto a un indígena que iba en el asiento del copiloto, del que se dice que en el momento del choque estaba practicándole una felación. Rumore, rumore... Siempre nos quedará la duda. Entre gustos, colores y dimensiones si parecen haber escrito los autores.
LUCHO LEYVA

Carlos Esquives dijo...

No hay peor crítica del crítico de cine que no criticar sobre el cine. Es lamentable esta opinión de parte de Augusto Elmore que además de ser cínico respecto a lo que para él es “un riesgo” comentar, está atentando contra la misma ética ya no como crítico sino como persona al referirse despectivamente de este reciente autor, que bien su trabajo no puede simpatizar temáticamente los gustos de este crítico veterano, el mencionado Javier Fuentes ha ganado un premio, bien juzgado o no ha sido un veredicto de parte del jurado el que lo ha calificado. Ahora, si hablamos de: ¿y donde queda la tarea del crítico? Eso será cuando este trabajo sea accesible para nosotros y no adelantarnos a ello, o sea no dejarnos influenciar por nuestros propios fantasmas.

Anónimo dijo...

¡ Que verguenza Elmore! que manera
de enlodar un prestigio periodistico de tantos años.

Anónimo dijo...

El director del proyecto premiado ha escrito a Cinemaperú.

"Hola a todos,
Antes que nada quería agradecerle a Luis Ramos de Cinencuentro por señalar y criticar el artículo de Augusto Elmore en Caretas y a Josué Méndez y todos los que han seguido despues de él por sus palabras de protesta aquí en Cinemaperú.

Aunque decepciona constatar que sigue habiendo ejemplos de homofobia muy arraigada en nuestra prensa, me alegra mucho ver que esa homofobia ofende profundamente a otros.

Tuve claro desde que escribí el primer borrador del guión de Contracorriente que se generarían reacciones como las de Elmore a mi película. No escribí Contracorriente para crear controversia, sino para ahondar en un tema que obviamente me toca personalmente y retratar a través de la historia el duro proceso de aceptarse a uno mismo tal como es, a pesar del riesgo a ser rechazado por los que nos rodean. Como dijo el brillante comentarista norteamericano Jon Stewart (y traduzco del inglés), "el meollo del debate sobre la homosexualidad está en si creemos que los homosexuales son parte de la condición humana o simplemente un fetichismo al azar." Obviamente yo defiendo lo primero, y espero poder lograr con Contracorriente abrir un diálogo al respecto... y me motiva ver que sin haber sido rodada aún, ya lo está haciendo. Son reacciones como las de Elmore las que me dan mayor resolución para llevar Contracorriente a la pantalla.

Concuerdo plenamente con el último correo de Erik García. No le respondamos a Elmore con el mismo insulto fácil y la misma intolerancia con la que él escribió su columna, ni pidamos que se le censure, porque si queremos que haya libertad (y no sólo de expresión, sino de todo tipo, incluyendo orientación sexual), entonces tanto Contracorriente como Elmore deben tener un espacio. Elmore tiene derecho a su opinión, pero no al insulto, y en ese sentido debería disculparse, no sólo conmigo, sino con todos. Pienso también que Caretas debe aclarar su posición al respecto, porque si publica textos como el de Elmore y no se separa de ellos, entonces está avalando esa opinión y presentándola como suya, y si ese es el caso, es bueno saberlo.

Saludos cordiales

Javier Fuentes

Manolo dijo...

Elmore siempre ha sido un reaccionario y no me sorprende que escriba ese tipo de cosas. Me revienta que sólo se den cuenta de su cerrado criterio intelectual cuando toca por ejemplo este tipo de temas. De Elmore he leído peores cosas y nadie dijo nada.

Julio dijo...

Contracorriente acaba de recibir el premio en el festival Sundance. Qué bacán. Y que patán Elmore.

Lou dijo...

Me mata esta parte, ¡me MATA! (las negritas son mías).

"...que trata, según me entero, de un pescador peruano ejemplar, casado y con hijos, que se enamora de un pintor".

Yo creo que el uso de la palabra «ejemplar» ya lo dice casi todo. Cuánta ignorancia la de este señor...