jueves, 29 de mayo de 2008

Indiana y la verosimilitud


Al parecer ahora se habla de las películas sin haberlas visto.

El Comercio recoge una información de la agencia France Press, que dice lo siguiente:

"Otras secuencias del filme donde se observa fatales errores son aquella que muestra a guerreros mayas que hablan quechua en la selva peruana, región supuestamente plagada de arenas movedizas, con insaciables hormigas que devoran a humanos, y enormes cataratas que en realidad se encuentran en Hawai."

El diario agrega: "La nota de la agencia internacional de noticias francesa encuentra el error más grave a la escena que sitúa la pirámide de Chichen Itzá -ubicada en México- en medio de la amazonía peruana."

El problema es que la única secuencia que se ambiente en el Perú es la de Nasca. Luego Indiana vuela hacia el Brasil, como lo informa el mapa sobreimpreso en la película. Así que la Amazonia hollywoodense, estrafalaria y pintoresca que vemos allí es la de Brasil y no la de Perú.

La explicación de la presencia de hormigas asesinas hay que buscarla en Marabunta (The Naked Jungle, de Byron Haskin), clásico formidable del cine de aventuras de los años cincuenta que Spielberg debe tener como película de cabecera, y no en la realidad observable.
Los pantanos y las cataratas no pertenecen a otra geografía que a la de la imaginación más desfachatada, esa que está a caballo entre Las minas del Rey Salomón, La tumba India y El tigre de Eschnapur.

Más información sobre la "verosimilitud" exigida a una película donde el héroe escapa refrigerado de una explosión atómica, aquí:


Ricardo Bedoya

4 comentarios:

M�nica Delgado dijo...

Ricardo: Si bien podemos identificar a la frontera con Brasil en ese pasaje, eso es lo de menos (sigue siendo el m�tico Dorado en la b�squeda de Indiana), as� como cuando vemos a Belice en el mapa del viaje de Indiana y Mutt de EEUU a Per� cuando se supone que en 1957 no exist�a como tal. Indiana propone una disparatada cartograf�a, y all� no funciona la tal verosimilitud que se busca en vano.

Anónimo dijo...

Me parece que Belice ya era mencionado en los mapas así, ¿o acaso figuraba como Honduras Británica?
Como sea, lo que no entendemos es que es fantasía pura, y hasta absurda.

Isaac León Frías dijo...

Por lo visto, hay intelectuales que no entienden lo que es una ficción fantástica y cuáles son sus fueros. Incluso hay quien plantea el retiro de la película.
Caramba, el espectador común se hace menos problemas y toma la película como lo que es: una fantasía absolutamente desbocada y,
probablemente, con toda conciencia. A estas alturas los guionistas de Hollywood manejan muchos referentes y lo que han hecho es un gran combo aventurero, por cierto inferior a las entregas anteriores. Buscarle conexiones con la realidad, la geografía o la arqueología es absurdo. La verdad es que no creo que ningún espectador en ninguna parte del mundo pueda ser llevado a ningún error de información a partir del
torrente de imágenes de esta última entrega de una serie que, parece, ya no da para más.

Anónimo dijo...

Buenas Ricardo, es cierto antes de escribir referente a alguna película es necesario haberla visto porque a partir de allí uno puede evaluar e interpretar lo que muestra la película.
La recreación de una ciudad en el medio de la amazonia esta en la imaginación de spilberg pero hay ciertas situaciones que por lo menos debió tener en cuenta:
En primer lugar la única secuencia en donde aparece Perú es cuando viajan a nazca (referente a las líneas de nazca), aunque en el mapa se ve que llegan a Cuzco. Nazca queda en la costa peruana así que la referencia de Cuzco en el mapa esta de mas.
En segundo lugar la recreación del mercado (Perú) haría padecer que estemos en algún lugar de México debido a que la vestimenta y la música típica de México se ven en la pantalla, es mas indiana Jones afirma haber aprendido quechua de pancho villa.
Estas dos situaciones son también de la imaginación de Spilberg, o es falta de documentación al respecto.
La segunda parte de la película se desarrolla en la amazonia brasileña y no en la peruana, así se puede ver en el mapa que nos lleva a esa parte de la amazonia así como la toma de las cataratas de Iguazú.
Por otro lado la recreación de la ciudad así como sus habitantes en la amazonia brasileña, están basados en la cultura milenaria de México. ¿Eso es imaginación? ubicar una cultura en otra país, porque no recrear algo propio, o todas las culturas son iguales.
Si bien es cierto, la película es pura ficción que nos permite disfrutar de las aventuras del mítico personaje de la dupla Lucas –Spilberg, se debió tener en cuenta algunos aspectos, siendo además indiana Jones un profesor de arqueología.
Finalmente un director no debe ajustarse a la verosimilitud de los hechos salvo que sea necesario para el desarrollo de la película, uno debe dar rienda suelta a su imaginación y es lo que hace Spilberg, pero incomoda que hollywood mire a Latinoamérica como un anexo de México, cuando cada país tiene culturas distintas.
Atentamente,

Jorge Luis