martes, 22 de diciembre de 2009

Isaac León Frías aclara a Cordero

Voy a hacer sólo un par de aclaraciones al texto de Claudio Cordero, tan lleno de errores, supuestos no demostrados, explicaciones insuficientes e, incluso, ligerezas de juicio, parte de lo cual ha sido respondido por Emilio Bustamante.
Los dos puntos que quiero tocar - y hay varios más que quedan pendientes- son los siguientes:

1) En referencia a ciertas películas, dice Claudio: "algunos de los fraudes financiados por CONACINE".

El término fraude es equívoco porque hace pensar en una operación dolosa.
No dice fraude artístico, creativo o algo similar. Dice simplemente fraude. Queda, por lo tanto, la impresión de que CONACINE promueve o respalda operaciones dolosas. Y, en el caso de que se le conceda al autor del texto el error de no haber completado la frase, igual queda la impresión de que CONACINE financia a su antojo fraudes fílmicos, es decir, películas que engañan o defraudan las expectativas (¿de quién? ¿de quiénes?, ¿cómo se establecen o miden esas expectativas?). En realidad, CONACINE financia en parte, porque el monto no cubre ni siquiera la mitad del presupuesto en la mayor parte de los casos, y lo hace a partir de la decisión de jurados independientes. Se puede discutir la elección de los proyectos que escogen los jurados, tarea ciertamente difícil hecha a partir de un guión y un plan de producción, pero no inferir a partir de allí que los jurados estén promoviendo fraudes y menos atribuirle ese cargo a CONACINE.

2) No es verdad que Cu4tro esté formada por cuatro cortos ensamblados para la ocasión, como no lo es que se trate de una empresa similar a la de Cuentos inmorales en 1978. Ambos son proyectos que convocan a cineastas unidos por afinidades generacionales y otras, pero mientras que Cuentos inmorales apuntaba, y lo logró, a llegar a un público local relativamente amplio, Cu4tro es una cinta de ostensible vocación minoritaria, como que está articulada a partir del motivo de la pérdida y el duelo y tiene un tono mortecino.

Mientras que en Cuentos inmorales cada historia es independiente una de la otra y los tratamientos narrativos y estilísticos son variados, en Cu4tro hay una unidad temática, visual y rítmica, aún cuando se puedan reconocer matices diferenciados. El episodio de Pérez Garland es notoriamente menos dialogado que los otros y se eslabona a partir de un solo personaje, a diferencia de los demás episodios que también tienen entre sí componentes de historia y tratamiento que los distinguen.

Cuentos inmorales corresponde a un periodo relativamente privilegiado de la producción peruana en el que la asistencia del público era notoriamente superior, aunque no en todos los estrenos locales, y en su momento fue una propuesta novedosa en nuestro ámbito, una aventura, si se quiere, en el terreno de la búsqueda de la comunicación con un público en formación.
Cu4tro no tiene la menor pretensión de hacer de los episodios un esquema a seguir y se inserta en una etapa histórica que no admite comparación con la de los años 70.

Isaac León Frías

9 comentarios:

antuco dijo...

Habría que preguntar a Cordero si él opina como Raffo que las transnacionales de la distribución sean las que financien el cine peruano.

gabriel dijo...

Las precisoes de León son buenas pero no suficientes. ¿Acaso darle dinero a proyectos menos comerciales y por eso menos taquilleros es un fraude? Cordero parece poner como modelo del cine que se debe hacer o como peliculas populares y correctas a motor y Motivo y a delfín. por chancar a cuatro y a tarata, cordero infla motor y motivo. no hay peor ciego que el no quiere ver.

Anónimo dijo...

Bueno es de esperar que el buen Chacho defienda a sus alumnos (Aguilar, Perez Garland, y los demas de 4) de la de Lima, sino el mismo y sus colegas "docentes" quedan mal pues, quien va a estudiar con ellos y pagarles sus sueldos si se dice la verdad sobre la muy baja calidad del ¿cine? que filman sus pobremente preparados alumnos.

L. Fernández Arce dijo...

Bedoya, tú has dicho muchas veces que no publicarás comentarios idiotas como el anterior que desvían la discusión de fondo y buscan el rabo de paja del que escribe, asi no lo tenga. Esos comentarios molestan a los lectores y comentaristas que tratamos de mantener el nivel y que firmamos en los blogs porque los cobardes siempre están en el anonimato

Páginas del diario de Satán dijo...

Respuesta al comentario de L Fernández A:

Lo hago para poner en evidencia el nivel que usted emciona.

Anónimo dijo...

El anónimo se equivoca porque Claudia Llosa, la más premiada, es de la de Lima

Anónimo dijo...

Feliz Navidad

Anónimo dijo...

sinceramente

no hay nada detras del cine peruano. Cordero solo dice lo que todos sabemos y pensamos, porque todos somos cinefilos y gustamos del buen cine , no? Entonces lo que aca hay es una defensa de las formas en nuestra sociedad pacata y colonial. lo de Chacho es comprensible porque ya esta viejo, pero los jovenes, lamentablemente no nos traen nada nuevo, nada sorprendente y no hablo de escpectacularidad, hablo de un poco de talento para conmover. ojala que el fin del mundo limpie de la faz de la tierra esta permanente mediocridad del cine que se hace en ese lugar llamado lima.

JAckNicholson

EL ADVERSARIO dijo...

Considero que el comentario de Leon Frias en su primera parte es exagerado. Leyendo el articulo de Claudio Cordero, el termino "fraude" no intenta señalar que hay un delito como establece Isaac Leon Frias en esta replica. Mas bien considera que las expectativas por las peliculas que CONACINE ha apoyado economicamente no se ha visto cubierta por buenas peliculas que pueda mantener un interes entre publico y critica (Sobre Cuatro y El Premio, no han sido peliculas de mi agrado y no ha faltado quien pida la devolución del dinero a CONACINE).

Aqui posiblemente tengamos que pensar entonces que la labor de CONACINE es promocionar la realizacion de peliculas asi por asi, viendo si tu cara es bonita, tu discurso de mi agrado y a quienes conoces.