domingo, 22 de enero de 2012

La influencia de El Cristo prohibido



Veo "El Cristo prohibido" (1951), de Curzio Malaparte, arquetipo del filme de tesis, y de pronto aparece Alain Cuny encarnando al Maestro Antonio. Es el personaje portaestandarte, el que formula el reclamo, establece el pedido, clama por la reconciliación y se ofrece como cordero para el sacrificio en un pequeño pueblo italiano desgarrado por los conflictos derivados de la Segunda Guerra Mundial. Pero no es de la película de lo que quiero hablar, sino de la aparición de Cuny y de su estilo de actuación: tiene la conciencia del profeta y luce rígido, entona desde lo profundo, su dicción es pausada, modula como si estuviera en el púlpito, su postura es mayestática. Parece dotado del don de la presciencia y cada una de sus frases plantea los dilemas éticos de la película. Es la presencia ilustrada, la conciencia moral que aparece en ese medio más bien rústico y hasta primitivo, de campesinos agobiados por la experiencia de la guerra.

¿Y a qué viene todo esto?


A que el Maestro Antonio me remitió inmediatamente a dos personajes similares en el cine peruano. Uno, es el personaje que dialoga con el niño lustrabotas en la fuente china del Parque de la Exposición en "En la selva no hay estrellas". El otro es el maestro iqueño de "Espejismo". Los dos personajes emblemáticos del filón próximo al "filme de tesis" del cine de Robles Godoy.


El diseño, el sentido, el estilo de las líneas dichas, el ritmo del fraseo, el modo en que intervienen esos personajes de Robles Godoy en la acción, aluden a la película de Malaparte. Y no es raro que ello sea así. "El Cristo prohibido" era uno de los títulos clásicos de la programación cineclubista de los años cincuenta y Armando Robles Godoy era un espectador cinéfilo. Él, por ejemplo, mencionó muchas veces la influencia que tuvo para su vocación una película como "La señorita Julia", de Alf Sjöberg (1950), casi contemporánea a la de Malaparte.


En fin, solo es una anotación al vuelo sobre el asunto de las influencias artísticas, un tema interesante sobre el que habría que volver.


Ricardo Bedoya